Resolución de la AMM sobre la Tuberculosis


Adoptada por la 57a Asamblea General de la AMM, Pilanesberg, Sudáfrica, Octubre 2006
y revisada por la 68ª Asamblea General de la AMM, Chicago, Estados Unidos, Octubre 2017

INTRODUCCIÓN

1.     Según la OMS, la tuberculosis es un importante problema mundial de salud pública. Los países de África y del Sudeste de Asia son los más afectados.

2.     En los países en desarrollo, los índices de incidencia de la tuberculosis en las poblaciones nunca han sido tan altos debido a la alta prevalencia del SIDA, los grandes movimientos de población, la urbanización y la sobrepoblación. La incidencia y la gravedad de la enfermedad están estrechamente relacionadas con las condiciones de vida sociales y económicas de la población.

3.     La aparición de cepas de bacteria de tuberculosis resistentes a los medicamentos de primera línea se ha convertido en una amenaza importante para la salud pública en la forma de tuberculosis multirresistente (MDR-TB) y tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos (XDR-TB). Estas son indicadores de la creciente resistencia antimicrobiana cuyos factores son multifactoriales y complejos que necesitan un enfoque multisectorial. La tuberculosis MDR y XDR constituye una amenaza importante al avance y la seguridad de la salud en el mundo.

4.     El conocimiento de la comunidad y la educación y promoción de la salud pública son elementos esenciales en la prevención de la tuberculosis.

5.     El examen en los grupos de alto riesgo como los PLHIV (los que viven con el VIH) y la población vulnerable, migrantes, presos y sin techo debe ser considerado en cada contexto epidemiológico nacional como un elemento en la prevención de la tuberculosis. También se recomienda el examen sistemático de los contactos de las personas infectadas.

6.     El rápido diagnóstico con exámenes moleculares y un tratamiento supervisado a diario comenzado temprano deben ayudar a detener la propagación de la enfermedad.

7.     La vacunación contra la BCG (Bacilo Calmette-Guérin) lo más pronto posible después del nacimiento debe continuar, de conformidad con los parámetros de Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades del Pulmón (IUATLD), hasta que se disponga de una vacuna más eficaz.

8.     También se considera imperativo intensificar la investigación y la innovación si se quiere tener éxito en abordar la epidemia y la resistencia emergente.

 

RECOMMENDATIONS

9.     La Asociación Médica Mundial, en consulta con la OMS y las autoridades de salud nacionales e internacionales, seguirá trabajando para crear conciencia en la comunidad sobre los síntomas de la tuberculosis y aumentar la capacidad del personal de salud en la identificación temprana y diagnóstico de los casos de TB y asegurar un tratamiento completo con la estrategia DOTS u otra terapia apropiada.

10.  La AMM apoya la “estrategia terminar con la TB” de la OMS y sus visiones, objetivos y metas.

11.  La AMM apoya los llamados para obtener recursos económicos, materiales y humanos para la prevención y la investigación de la tuberculosis y del VIH/SIDA, incluidos el personal de salud con formación adecuada y la infraestructura de salud pública adecuada y también participará con profesionales de la salud en la información sobre la tuberculosis y su tratamiento.

12.  Los profesionales de la salud deben tener acceso a todo el material médico y de protección necesario para cuidarse del riesgo de infección y la propagación de la enfermedad.

13.  La AMM insta a seguir adelante con los esfuerzos para crear capacidad en los profesionales de la salud sobre el uso de los métodos de diagnóstico rápido, su disponibilidad en el sector público y el control de todas las formas de tuberculosis, incluidas la MDR y XDR.

14.  La Asociación Médica Mundial llama a sus asociaciones médicas nacionales a apoyar el programa nacional de tuberculosis al crear conciencia en los profesionales de la salud sobre la gestión de la TB y señalar tempranamente los casos en la comunidad.

15.  La AMM llama a sus asociaciones miembros nacionales a difundir los métodos de prevención de la tuberculosis, incluida la higiene respiratoria, la etiqueta respiratoria de la tos y la expectoración segura.

16.  Las asociaciones nacionales miembros deben instar a sus miembros a informar oportunamente a las autoridades pertinentes sobre todos los pacientes diagnosticados con TB o que reciben un tratamiento para la tuberculosis, a fin de iniciar un examen de contacto y un seguimiento adecuado hasta el término del tratamiento.

17.  Además, las asociaciones nacionales miembros deben promover la creación de una fuerte farmacovigilancia y un monitoreo y administración activos de medicinas seguras para la TB, a fin de detectar, gestionar e informar sobre la toxicidad sospechada o confirmada de los medicamentos e instar a todos sus miembros a contribuir de manera activa con estos sistemas.

18.  Las asociaciones nacionales miembros deben coordinarse con su programa nacional de tuberculosis y difundir las directrices adoptadas a todos sus miembros.

19.  La AMM respalda los esfuerzos de la OMS y llama a todos los gobiernos, comunidades, sociedad civil y sector privado a actuar juntos para terminar con la tuberculosis en el mundo.

Declaración, Resolución
MDR-TB, Tuberculosis, Tuberculosis Multirresistente