Declaración de la AMM sobre el Boxeo


Adoptada por la 35ª Asamblea Médica Mundial Venecia, Italia, Octubre 1983 y revisada en su redacción por la 170ª Sesión del Consejo Divonne-les-Bains, Francia, Mayo 2005
y revisada por la 68ª Asamblea General de la AMM, Chicago, Estados Unidos, Octubre 2017

 

1. El boxeo es un deporte peligroso. A diferencia de la mayoría de otros deportes, su intención básica es producir daño en el cuerpo con golpes en la cabeza específicamente. El principal argumento médico contra el boxeo es el riesgo de una encefalopatía traumática crónica (ETC), también conocida como  lesión cerebral traumática crónica (CTBI) y demencia pugilística o “síndrome del puñetazo”. Otras lesiones causadas  por el boxeo pueden provocar ceguera, pérdida auditiva y fracturas. Los estudios demuestran que el boxeo está asociado con lesiones devastadoras a corto plazo y daño neurológico crónico para los participantes a largo plazo.

2. En las últimas décadas los organismos médicos nacionales han organizado activas campañas para abolir todas las formas de boxeo. Si no existe esta prohibición, una serie de tragedias en el boxeo a nivel mundial han ejercido presión en diversos organismos reguladores de deportes para adoptar una variedad de reglas y normas destinadas a aumentar la seguridad de los boxeadores.

3. A pesar de la regulación del boxeo en diversos países, todavía se producen lesiones y muertes por traumatismos craneales relacionados con el boxeo, lo que demuestra que la regulación no proporciona una protección adecuada a los participantes.

4. Además del boxeo regular, todavía existen competiciones de boxeo no supervisadas ni controladas (combates a puño limpio o “peleas callejeras”) en muchos lugares del mundo.  Este boxeo subterráneo pone en riesgo las vidas y la salud de una gran cantidad de personas que participan en estas peleas.

5. Las preocupaciones de salud y seguridad en el boxeo se extienden a otros deportes profesionales en los que el boxeo es un elemento, como las artes marciales mixtas (MMA), el kickboxing, etc. Por esta razón, las recomendaciones de esta declaración también se deben aplicar a estos deportes también.

6. La AMM considera que el boxeo es cualitativamente diferente de otros deportes por las heridas que produce y debe ser prohibido.

7. Hasta que se logre una prohibición total, la AMM insta a implementar las siguientes medidas:

7.1 El boxeo debe estar regulado y todos los boxeadores deben tener una licencia. Se debe proporcionar información escrita sobre los riesgos del boxeo a los boxeadores.

7.2 No se debe permitir que ningún niño (según la definicion específica del país) participe en boxeo.

7.3 Se debe crear un registro para todos los boxeadores profesionales y aficionados, incluidos los oponentes en entrenamientos de combate en cada país donde está permitido el boxeo. El registro debe llevar una relación de los resultados de todos los encuentros, incluidos los knockouts técnicos, knockouts y otras lesiones producidas en los boxeadores. Todos los boxeadores deben tener un seguimiento de por lo menos 20 años para documentar los resultados a largo plazo

7.4 Todos los boxeadores deben someterse a un examen medico básico que incluya una evaluación neurológica, con imagines del cerebro, al comienzo de sus carreras. También se deben realizar evaluaciones médicas y neurológicas antes y después de cada evento. Los que no aprueben el examen deben ser informados al registro nacional y no se les debe permitir participar en futuros combates

7.5 Las recomendaciones sobre el equipo de protección personal (como el tamaño y el peso de los guantes, cascos y protectores bucales) deben considerar las recomendaciones  médicas.

7.6 El médico que ejerce su profesión en un combate de boxeo tiene la responsabilidad profesional de proteger la salud y seguridad de los boxeadores. Para esto, el médico debe recibir una formación especializada en evaluación del atleta, en especial las lesiones cerebrales traumáticas. La oninión del facultativo  debe estar basada sólo en consideraciones médicas y se le debe permitir detener cualquier combate en curso para examinar a un boxeador y terminarlo si éste puede resultar con lesiones graves, según la opinión del médico.

7.7 Se desaconseja el financiamiento y el auspicio del boxeo y la transmisión televisiva de eventos de boxeo debe tener una restricción de edad y debe incluir una advertencia sobre los riesgos del boxeo.

Declaración
Boxeo, Deporte, Lesión cerebral, Prevención de accidentes, Trauma

Declaración de Chicago sobre la Garantía de la calidad de la educación médica

Adoptada por la 68ª Asamblea General de la AMM, Chic...

Declaración de la AMM sobre la Gripe Aviar y la Pandemia de Gripe

Adoptada por la 57a Asamblea General de la AM...