Declaración de la AMM sobre las Consideraciones Eticas en los Cursos de Medicina en el Mundo


Adoptada por la 67ª Asamblea General de la AMM, Taipei, Taiwán, octubre 2016

Introducción

Los estudiantes de medicina participan cada vez más en experiencias educacionales en el mundo, a las que se les llama “cursos de medicina en el extranjero” (IMEs). Estas tienen una duración corta, menos de un año, y a menudo se realizan en lugares de pocos recursos, en países de ingresos bajos y medios.

Aunque los IMEs pueden proporcionar una experiencia valiosa, estos deben considerar los riesgos potenciales para la comunidad que los recibe, la organización que los auspicia y el estudiante. Los cursos exitosos aseguran beneficios mutuos para todas las partes y se basan en un entendimiento acordado de los conceptos, incluido la no maleficencia y la justicia.

Las normas éticas publicadas, como la Ethics and Best Practice Guidelines for Training Experiences in Global Health por el grupo de trabajo sobre Ethics Guidelines for Global Health Training (WEIGHT), piden a las instituciones auspiciadoras (universidades y organizaciones que facilitan los cursos) comprometerse en asociaciones sustentables con las instituciones que reciben estudiantes y las comunidades locales. Se pide también a todas las partes que colaboren para elaborar normas profesionales para los cursos de medicina.

A su vez, los estudiantes que participen en IMEs deben respetar los principios éticos pertinentes estipulados en los documentos éticos de la AMM, incluida la Declaración de Ginebra, el Código Internacional de Etica Médica de la AMM y la Declaración sobre el Uso Profesional y Etico de las Redes Sociales.

Recomendaciones

Por lo tanto, la AMM recomienda lo siguiente:

1. Las instituciones auspiciadoras deben trabajar con los establecimientos que reciben y las comunidades locales a fin de elaborar normas profesionales y éticas sobre las mejores prácticas  para los cursos de medicina. Ambas instituciones deben participar activamente en la elaboración de normas. La institución auspiciadora debe evaluar el curso propuesto con dichas normas antes de aprobarlo.

2. Estas normas deben ser apropiadas al contexto local y ratificar la creación de asociaciones sustentables de beneficio mutuo y justo, la salud de los pacientes y de la comunidad local deben ser prioritarias. Estas deben tomar en cuenta las normas de mejor práctica, ya disponibles en muchos países.

3. Las normas deben considerar la seguridad del paciente y de la comunidad como prioridad absoluta y describir los procesos que aseguren el consentimiento informado, la confidencialidad del paciente, la privacidad y la continuidad de la atención, como se estipula en el Código Internacional de Etica Médica de la AMM.

4. Las normas también deben describir los procesos para proteger la seguridad y la salud del estudiante y destacar las obligaciones con las instituciones auspiciadora y que reciben estudiantes para asegurar una supervisión adecuada del estudiante en todo momento. Las instituciones deben considerar medios para enfrentar las posibles catástrofes naturales, inestabilidad política y exposición a enfermedades. Se debe disponer de servicios de urgencia.

5. Las instituciones auspiciadoras  y que reciben estudiantes tienen la responsabilidad de asegurar que las IMEs sean bien planificadas, incluido como mínimo una información apropiada antes de partir, formación en cultura e idiomas y evitar explícitamente toda actividad que se pueda explotar, servicios lingüísticos si es necesario y una introducción y orientación suficientes en la institución que recibe. Se debe planificar una sesión de evaluación después de la partida del estudiante a su regreso, incluida la revisión de situaciones éticas vividas y la prestación de ayuda médica y emocional apropiada necesaria.

6. Se espera que el estudiante tenga información y una evaluación por la experiencia para que pueda recibir crédito académico. El estudiante debe  tener la oportunidad de evaluar la calidad y utilidad de la experiencia.

7. Los estudiantes deben ser plenamente informados de su responsabilidad de seguir las instrucciones entregadas por los supervisores locales y tratar al personal local y pacientes con respeto.

8. Las normas y los procesos deben ser revisadas y actualizadas regularmente a medida que las instituciones auspiciadoras y que  reciben estudiantes ganen más experiencia entre ellas.

9. Las asociaciones médicas nacionales deben elaborar una mejor práctica para los cursos internacionales de medicina y favorecer su adopción como estándares por los organismos de acreditación nacionales o regionales, cuando sea posible, y su implementación en las instituciones auspiciadoras y que reciben estudiantes.

Declaración
Declaración de Ginebra, Hospital, Médica elective, Personal médico en formación, Práctica médica, Universidad