Violencia contra las Mujeres


La violencia contra las mujeres y niñas sigue siendo la violación más fundamental y generalizada de los derechos humanos de la mujer en el mundo. La Declaración de la ONU sobre la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres define a la violencia contra las mujeres como “todo acto de violencia de género que tenga como resultado o es probable que cause daño físico, sexual, mental o sufrimiento a las mujeres, incluidas las amenazas de dichos actos, presión o privación arbitraria, ocurra en público o privado”.

La violencia contra las mujeres es un gran problema de salud pública, específicamente en relación a la salud sexual, reproductiva y mental de mujeres y niñas. Comparadas con aquellas mujeres que no han sufrido violencia perpetrada por sus parejas, las que sí la han sufrido son más propensas a padecer graves problemas de salud mental como depresión, además de tener 1.5 más probabilidades de contraer VIH (UN Women, 2016).

La violencia a manos de sus parejas es la forma de violencia contra las mujeres más común. Aproximadamente el 35 por ciento de mujeres en el mundo han experimentado alguna forma de violencia física o sexual en algún punto de sus vidas; muchas de estas mujeres sufren esta violencia perpetrada por un compañero íntimo (WHO, 2016). En ciertos países, el porcentaje de mujeres que han experimentado violencia a manos de sus parejas alcanza el 70 por ciento. Sin embargo, este número podría ser mayor ya que muchas mujeres tienen miedo de denunciar la violencia que sufren. De hecho, menos del 40 por ciento de mujeres que sufren violencia buscan asistencia y ayuda (UN Women, 2016).

La Asociación Médica Mundial (AMM) reconoce que la violencia puede incluir también prácticas culturales y tradicionales de riesgo, además de la violencia física y psicológica. La mutilación genital femenina y el tráfico humano son dos cuestiones críticas que deben abordarse cuando se lucha contra la violencia contra las mujeres. Al menos 200 millones de mujeres y niñas han experimentado la mutilación genital femenina en todo el mundo. Por otro lado, las mujeres y niñas suponen un 70  por ciento de todas las víctimas de tráfico a escala global (UN Women, 2016). La AMM condena firmemente ambas prácticas en su Declaración sobre la Mutilación Genital Femenina y la Declaración sobre el Apoyo a la Salud de los Niños de la Calle.

La AMM aboga activamente por la eliminación de la violencia y discriminación contra las mujeres y reconoce el papel crucial que los médicos pueden ejercer. La Resolución de la AMM sobre la Violencia contra las Mujeres y las Niñas anima a las asociaciones médicas nacionales a abogar para terminar con la violencia contra las mujeres en sus países, promoviendo formación que enfatice en una concienciación sobre la violencia existente y su prevención, y llama a que aumenten la investigación para publicar asuntos relacionados con la violencia contra las mujeres.