Líderes médicos preocupados por brotes de fiebre amarilla


(24.05.2016) La Asociación Médica Mundial ha expresado preocupación por la posible propagación de una epidemia de fiebre amarilla. En particular, los médicos están preocupados por una carencia de vacunas.

El Presidente de la AMM, Sir Michael Marmot, expresó su satisfacción por el anuncio de la Organización Mundial de la Salud sobre que la epidemia que comenzó en Angola es “un evento de salud pública grave” en lugar de “una emergencia de salud pública de alarma internacional”. Desde que la epidemia se inició en diciembre, se han infectado más de 2.000 personas, con casos también en el Congo, Kenia y China.

Sir Michael añadió: “Sin embargo, no podemos relajarnos. Simplemente no podemos permitirnos otra falla de coordinación de una respuesta rápida y eficaz ante una epidemia mundial. Vivimos en un planeta en el que los viajeros infectados  pueden convertir muy fácilmente un brote importante en una epidemia devastadora”.

La fiebre amarilla es causada por un virus transmitido por el mosquito Aedes eagypti que también contagia el virus Zika, el dengue y el chikungunya.  Los síntomas de la infección de fiebre amarilla van de un poco de fiebre a una grave enfermedad del hígado y una insuficiencia orgánica.

No hay un tratamiento eficaz para la fiebre amarilla, excepto la prevención con la vacuna contra la fiebre amarilla. El suministro mundial de esta vacuna es de aproximadamente cinco a siete millones de dosis, con una capacidad anual de más o menos 80 millones de dosis.

Para concluir Sir Michael afirmó: “Debemos estar listos para responder con rapidez si los brotes actuales se propagan a zonas muy pobladas. Esto significa asegurarse que las reservas de vacunas son suficientes para enfrentar una repentina emergencia. Es alentador ver que la OMS ha realizado una reunión de urgencia para considerar su respuesta y hacer una revisión rápida de las estrategias las vacunas disponibles para ampliar los suministros de vacunas, esperamos que esto lleve a una mayor vigilancia y a instar a una vacunación masiva cuando sea necesario”.