Presidente de la AMM pone de relieve devastadoras consecuencias de los conflictos


(23.05.2016) El Presidente de la Asociación Médica Mundial, Sir Michael Marmot, puso de relieve hoy los efectos indirectos que tienen para la salud los conflictos en el mundo.

En su intervención durante una reunión conjunta en Ginebra entre la AMM y el Comité Internacional de la Cruz Roja, Sir Michael dijo que las consecuencias directas de muerte, morbilidad física y mental y discapacidad deben agregarse a los efectos indirectos considerables, debido a la ruptura de la vida social y la infraestructura. Esto incluye la destrucción de los sistemas de educación y de salud, pérdidas macroeconómicas y en economía doméstica, reubicación de la población y la destrucción de las redes sociales y aspectos ambientales perjudiciales.

Sir Michael expresó: “Los efectos indirectos son igual de amplios y devastadores, si no más, que las consecuencias directas. Los determinantes sociales de la salud no son sólo los factores del conflicto, sino también sus consecuencias porque el conflicto crea desigualdades en materia de salud”.

En un discurso titulado “Determinantes sociales de la salud en el contexto de la inseguridad”, Sir Michael pidió adoptar medidas para evitar las consecuencias de los conflictos.

“Necesitamos tomar medidas urgentes a fin de evitar las consecuencias para la salud de toda la población, el problema de los refugiados, las fronteras inseguras y la violación de los derechos humanos”.

“Necesitamos adoptar medidas para evitar la violencia sexual aleatoria que enfrentan las mujeres, la gran mortalidad y morbilidad de los niños, la generalizada pérdida de trabajo en los adultos y el colapso de los sistemas de salud. La implacable pobreza y opresión que producen los conflictos son inexcusables”.

Sir Michael afirmó que los principales países de donde salen los refugiados del mundo son Siria, Afganistán, Somalia, Sudán del Sur y Congo, todos con grandes conflictos. Esta migración masiva continuará hasta que la gente esté contenta de permanecer en los países donde nacieron porque ven que hay oportunidades de vivir en relativa paz y seguridad.

Por esta razón, añadió, es importante abordar los determinantes sociales de la salud a través del planeta y crear las condiciones para que la gente tenga el control de sus vidas.