Asociación Médica Mundial celebra histórica declaración sobre tortura


(25.06.2015) El 40º aniversario de una histórica declaración de la profesión médica contra la participación de médicos en torturas se celebra en vísperas del Día Internacional de la ONU en Apoyo a las Víctimas de Torturas (26 de junio).

El Presidente de la AMM, Dr. Xavier Deau, afirmó que hace 40 años que la AMM adoptó por primera vez la Declaración de Tokio con Normas para los Médicos sobre la Tortura. Esto estableció una norma clara para estipular que “El médico no deberá favorecer, aceptar o participar en la práctica de la tortura o de otros procedimientos crueles, inhumanos o degradantes, cualquier sea el delito atribuido a la victima, sea ella sospechosa, acusada o culpable y cualquiera sean sus creencias o motivos y en toda situación, incluido en conflicto armado o la lucha civil”.

El Dr. Deau dijo: “Estoy orgulloso de celebrar el trabajo hecho por la AMM en apoyo a los médicos en el mundo en su oposición a la tortura y en la directiva de nuestra Declaración de Malta con respecto a que la alimentación forzada nunca es aceptable éticamente. Con estas dos declaraciones no tengo dudas de que hemos marcado una diferencia importante ante el mundo. Cuando fue adoptada en 1975, la Declaración de Tokio fue la primera afirmación clara de la profesión médica contra la participación del médico en torturas y se ha convertido en un hito en derechos humanos. Hoy en día, constituye una herramienta esencial para la ética médica y la educación y es una referencia mundial importante para la prevención de la tortura, que inspira a otros a combatir la tortura”.

“Lamentablemente, todavía existe mucha evidencia de la práctica de torturas en el mundo. Los médicos ayudan a las víctimas, a menudo bajo amenazas de sus vidas, y la AMM está comprometida en su Declaración de Hamburgo a apoyar a los médicos que están bajo presión para participar en procedimientos inhumanos. Al igual, instamos a nuestras asociaciones miembros a investigar las acusaciones de médicos que participan en torturas y los apoyamos para que resistan dichas violaciones y se mantengan firmes con sus convicciones éticas”.