La salud debe tener prioridad más alta en cumbre del clima, afirman líderes médicos


(28.05.2015) Los líderes médicos presionan para que los temas de salud tengan una prioridad más alta en la cumbre del clima de la ONU.

Antes de los debates de preparación, que tendrán lugar la próxima semana en Bonn para la cumbre del clima que se celebrará en París en diciembre, la Asociación Médica Mundial ha instado a sus 111 asociaciones médicas nacionales a hacer oír sus voces.

La AMM, que representa a 10 millones de médicos en el mundo, ha escrito a sus miembros para invitarlos a que contacten a sus representantes nacionales y enfaticen que el cambio climático es el desafío mundial más importante para la salud del siglo 21.

Los líderes médicos están muy preocupados por los efectos adversos del cambio climático para la salud, como las enfermedades y lesiones, más desnutrición y muertes prematuras, en especial entre las poblaciones más vulnerables.

En su carta la AMM afirma: “La  próxima 21ª Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en diciembre constituye una oportunidad decisiva para abordar estos desafíos a través de un acuerdo universal eficaz que ponga a la salud en el centro del debate sobre el calentamiento global y mitigue los graves riesgos para la salud que enfrenta el planeta”.

El Presidente de la AMM, Dr. Xavier Deau, afirmó que está muy preocupado porque los temas de salud cruciales sean ignorados en la agenda de la cumbre y el tiempo se está acabando para que la voz de la comunidad de la salud sea escuchada.

Dijo que las negociaciones necesitan transformar los sistemas de energía de los combustibles fósiles a los renovables. “Disminuir el consumo de combustibles fósiles mejora la calidad del aire y la salud pública y mitiga el cambio climático. La resolución adoptada la semana pasada por la Asamblea Mundial de la Salud sobre la contaminación del aire es un paso claro y positivo para mejorar las vidas y la salud de millones de personas que sufren con la mala calidad del aire. Sin embargo, creemos que se debe hacer mucho más a nivel mundial y nacional para tomar en cuenta el impacto del cambio climático en la salud  y hacer participar al sector de la salud en el proceso.

“Mejorar la aislación de las viviendas puede proteger a las personas de las temperaturas extremas y disminuir el consumo de energía. Necesitamos que la gente adopte un estilo de vida más activo. Debe haber un aumento de los sistemas de transporte público para mejorar la salud a través de más actividad física y menos contaminación atmosférica”.

“Todos estos cambios producirían importantes ahorros. La acción sobre el clima  que reconoce estos beneficios puede mejorar la salud, apoyar el desarrollo sustentable y aumentar la equidad global”.

“Las asociaciones médicas nacionales tienen un rol vital para persuadir al mundo que el impacto del cambio climático en la salud es una de las medidas más importantes del daño asociado con el calentamiento del planeta”.