Consejo Internacional de Enfermeras apoya el derecho del enfermero a negarse a alimentar por la fuerza a los prisioneros en la Bahía de Guantánamo


(20.11.2014) Ginebra - El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) y la Asociación Médica Mundial (AMM) pidieron que la Marina de los Estados Unidos respete los derechos del enfermero que se ha negado a participar en la alimentación por la fuerza de los prisioneros en la Bahía de Guantánamo, y pidieron también que se le devuelva su puesto.

Citando la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos, el Código Deontológico del CIE para las Enfermeras y la Declaración de posición del CIE sobre la Función de las enfermeras en el cuidado de los detenidos y prisioneros, el Dr. David Benton, Director general del CIE, dijo: “El CIE afirma decididamente que las/os enfermeras/os no deben desempeñar ninguna función voluntaria en ninguna imposición deliberada de sufrimiento físico o mental. Tal función sería una clara violación del código deontológico de la enfermería.

El Dr. Xavier Deau, Presidente de la AMM, dijo: La AMM apoya plenamente al CIE sobre los derechos de los profesionales de la salud a negarse a forzar a los prisioneros a que se alimenten. Nuestra posición sobre la alimentación forzada es bastante clara. Es violento y contra el principio de la autonomía individual y ningún médico o enfermera debe ser obligado a participar en la práctica. Aparte de ser un enfoque totalmente inadecuado para salvar vidas, la práctica es un trato degradante, inhumano y puede equivaler a la tortura".

Según sus abogados, un enfermero de la Marina de los EE.UU. se ha negado a participar en la alimentación forzada, en el centro de internamiento en la Bahía de Guantánamo, en Cuba, de un grupo de prisioneros que están en huelga de hambre para protestar contra su detención continuada e ilimitada, sin que se hayan presentado cargos. El Jefe del Personal Naval adoptará la decisión de lo que se hará contra el enfermero.

El CIE afirma que las enfermeras/os deben estar protegidos de manera individual contra los castigos relacionados con su defensa de los detenidos y prisioneros o con su negación a participar en unos cuidados forzosos, o en un tratamiento cruel, inhumano o degradante.

El CIE ha estado trabajando en estrecha colaboración con la Asociación de Enfermeras de Estados Unidos y con Médicos por los Derechos Humanos en su apoyo público del enfermero. ANA ha declarado que El Código Deontológico de la ANA para los/as enfermeros/as apoya claramente el derecho del enfermero/a profesional colegiado/a a formarse un juicio ético independiente de si él o ella debe participar en esta actividad o en cualquiera otra como ella.

page1image23424
Aunque el CIE acepta que en la sociedad actual las naciones han de establecer medidas de seguridad para proteger a sus ciudadanos y anular las acciones de los terroristas, pone de relieve que debe lograrse un equilibrio adecuado para poder aplicar la Declaración de los
Derechos Humanos.

Así lo expuso de manera elocuente el Presidente de los EE.UU. Barack Obama en la National Defense University, el 23 de mayo de 2013. El Presidente dijo: “Miren la situación actual, en la que estamos alimentando por la fuerza a prisioneros obligados a una huelga de hambre. ¿Somos así? ¿Es esto algo que previeron nuestros Fundadores? ¿Son éstos los Estados Unidos que queremos para nuestros hijos? Nuestro sentido de la justicia es más fuerte que todo eso”.1

1 La Casa Blanca, Oficina del Secretario de Prensa (23 de mayo de 2013). Observaciones del Presidente en la National Defense University, Fort McNair, Washington D.C., EE.UU. www.whitehouse.gov/the-press- office/2013/05/23/remarks-president-national-defense-university