AMM pide abordar el ébola como crisis mundial, no como un problema local


(08.10.2014) La Asociación Médica Mundial ha afirmado hoy que el mundo debe darse cuenta de que el ébola constituye una crisis mundial y no simplemente un problema para Africa Occidental.

En una resolución de urgencia adoptada en la Asamblea anual en Durban, Sudáfrica,   delegados de más de 40 asociaciones médicas nacionales instan a los gobiernos nacionales a hacer mucho más para combatir la enfermedad viral. La resolución estipula que la evidencia de los que atienden a pacientes en las comunidades afectadas muestra que la escasez de recursos, incluido el personal de salud, equipamiento de protección personal y camas, al igual que las pocas medidas de control, dificultan el control de la epidemia.

La Asamblea pide a la comunidad internacional que actúe a través de las Naciones Unidas, sur organismos y órganos de ayuda, para proporcionar de inmediato el equipamiento para proteger al personal de salud y auxiliares y disminuir el riesgo de infección cruzada. Esto debe incluir el suministro adecuado de guantes, máscaras y batas, la distribución debe hacerse a los centros de tratamiento a todos  los niveles.

La Dra. Margaret Mungherera, Presidenta de la AMM, dijo que es importante que las asociaciones médicas nacionales contacten a sus gobiernos nacionales inmediatamente para que implementen las propuestas de la AMM.

“Esto incluye medidas para proporcionar una formación adecuada en control de infecciones e insta a los gobiernos y organismos internacionales a que trabajen con el personal de salud local. Muy a menudo los expertos en terreno se quejan que son ignorados. Creemos que sus voces deben ser escuchadas”.

La AMM pide a los gobiernos nacionales y locales que aumenten la comunicación  a la opinión pública sobre  la enfermedad, cómo se propaga, la infección básica y las prácticas de control.  La AMM también pide que se facilite la investigación sobre la mejor eficacia y rapidez para las intervenciones internacionales, de manera que la  planificación y la respuesta a futuras emergencias sanitarias sean mejores.