Se insta al Primer Ministro de Israel a reconsiderar proyecto de ley que permite la alimentación forzada de personas en huelga de hambre


(19.06.2014) Los dirigentes de la Asociación Médica Mundial han pedido con urgencia al Primer Ministro de Israel que reconsidere el proyecto de ley que permite la alimentación forzada de personas en huelga de hambre.

En una carta al Primer Ministro Benjamin Netanyahu, La Presidenta y el Presidente del Consejo de la AMM, Dra. Margaret Mungherera y Dr. Mukesh Haikerwal, dijeron que la alimentación forzada es equivalente a la tortura.

Escribieron: “Es evidente que la tortura y los tratos inhumanos y degradantes son prácticas en las que el médico no debe estar involucrado de ninguna manera. La alimentación forzada es violenta, a menudo dolorosa y contraria al principio de la autonomía individual. Es un trato degradante, inhumano y puede ser tortura. Peor aún, es el enfoque más inapropiado para salvar vidas”.

La carta ha sido enviada en el contexto de detenidos palestinos en huelga de hambre y cuando el Parlamento israelí se prepara a considerar una nueva legislación que permitirá la alimentación forzada. Pero los dirigentes de la AMM afirman que existen mejores maneras de tratar las huelgas de hambre. Se ha demostrado que se obtienen mejores resultados cuando se mantiene la relación médico-paciente, incluso en las difíciles circunstancias de una huelga de hambre. Esto incluye la confidencialidad del paciente, atención médica adecuada y consejos del médico, como también el respeto de la voluntad del paciente.

“La alimentación forzada es totalmente incompatible con esta metodología y destruye la confianza entre médico y paciente”.

La AMM apoya totalmente las iniciativas de atención médica propuesta por la Asociación Médica de Israel y recomienda al Sr. Netanyahu que “confíe en la gestión médica profesional en  lugar de un trato degradante e inhumano, que por lo general no tiene resultados y es cuestionable a nivel ético y moral.

La carta dice que una revisión profunda de la alimentación forzada ha demostrado que puede responder a una demanda urgente, pero en realidad no logra su objetivo.

Los dos dirigentes de la AMM concluyeron la carta así: “Por todas las personas involucradas aquí – presos, detenidos y médicos y otros – su seguridad y la reputación de su país, lo instamos a reconsiderar esta medida que ha sido criticada a nivel internacional.  No ayudará al problema que desea solucionar”.

“La IMA puede ayudar, nuestros colegas israelíes puede manejar esta situación a condición de que se les permita establecer una verdadera relación médico-paciente sin amenazas ni interferencia de las autoridades carcelarias. Estamos dispuestos a ofrecer nuestra ayuda, si lo desea”.