AMM insta al Presidente de Uganda a anular nueva ley sobre homosexualidad


(3.03.2014) La Asociación Médica Mundial ha escrito al Presidente de Uganda para expresar su gran preocupación por la nueva ley vigente en el país sobre homosexualidad y lo insta a anularla.

El Presidente del Consejo de la AMM, Dr. Mukesh Haikerwal, y el Secretario General, Dr. Otmar Kloiber, afirmaron que la ciencia y la ética en la que se basa esta legislación ugandesa son incorrectas y que la nueva ley opaca los diversos avances en salud logrados en Uganda.

La carta expresa que los líderes de la AMM se reunieron con el Ministro de Salud de Uganda la semana pasada y también aparecieron en la televisión de ese país para dar a conocer su preocupación y expresar claramente que la nueva ley viola lo que se considera ahora a través del mundo como un derecho humano básico: decidir sobre su orientación sexual.

“Esto no era así en el pasado en muchos países, pero ahora lo es; esperamos que la legislación en Uganda pueda reflejar los derechos humanos internacionales dentro de poco. Cabe reconocer que la legislación enmendada ha eliminado la noción de informar de manera obligatoria”.

“Los horrendos delitos de abuso de niños y pedofilia son detestables y totalmente inaceptables, pero no tienen nada que ver con la orientación sexual, sino que son delitos”.

“Es correcto afirmar con claridad y sin equivocación que no conocemos ninguna razón o “falta” médica de la conducta bisexual u homosexual. Además, es muy cuestionable que la homosexualidad represente un riesgo de salud pública. Existen conductas sexuales que pueden ser practicadas por personas que son imprudentes e inaceptables porque son peligrosas – sea quien sea que las practique, homosexual o heterosexual. Estas conductas son clasificadas como “riesgo de salud pública” de las personas homosexuales o heterosexuales en general”.

Al referirse a la carta, el Dr. Haikerwal dijo: “Vemos en algunas jurisdicciones que los condenados por actos homosexuales son perdonados. Esta legislación ugandesa debe ser anulada”.

Texto completo de la carta (en inglés)