AMM condena manera de importar médicos por el gobierno brasileño


(06.09.2013) La Asociación Médica Mundial tiene serias preocupaciones por un nuevo programa llamado “Mais Medicos” (más médicos) que se aplica ahora en Brasil.

El Gobierno de Brasil está contratando a miles de personal de salud cubano  llamados “médicos” para prestar servicios médicos en regiones del país donde escasea este personal. El Gobierno afirma que está cubriendo puestos que ningún médico brasileño tomaría. Los primeros informes indican que  los médicos brasileños se están dejando de lado para reemplazarlos por personal cubano más barato.

Sin embargo, la AMM estima que la situación es aún peor. A pesar  de lo que requiere la actual legislación brasileña, los médicos del programa “mais médicos” no tienen que demostrar su competencia como médicos ni sus conocimientos del idioma portugués. Además, no reciben un sueldo, sino que un poco de dinero para el bolsillo, lo que es contrario al derecho y legislación laboral en Brasil. En el caso del personal de salud cubano, el Gobierno brasileño paga al Gobierno cubano por sus servicios y éste pagará una pequeña parte de ese dinero a su personal de salud. En la prensa internacional esto ya se está llamando “esclavitud moderna”.

El Dr. Mukesh Haikerwal, Presidente del Consejo de la AMM, dijo: “los procedimientos utilizados van en perjuicio de la salud de los brasileños. Esto nos parece más que es estrujar a los médicos brasileños y una acción represiva contra los abogados de los pacientes. Esto no ayuda a los que sufren la falta de personal con nuevos servicios de calidad. A fin de ayudar a los que son víctimas de las desventajas, el Gobierno tiene que aumentar la inversión en salud, que es baja comparada con otros países que tienen sistemas de salud públicos, mejorar la estructura en salud y apoyar a los médicos brasileños a ir a esas regiones, en lugar de contratar a personal cuyas competencias son cuestionables”.

Expresó que para volver a tener confianza el Gobierno brasileño debe al menos someter a los médicos inmigrantes al procedimiento requerido legalmente para evaluar su competencia en medicina y conocimiento del idioma y hacer participar a las profesiones involucradas para asegurar un sistema creíble en el que puedan confiar los brasileños.

“El Gobierno brasileño debe tener un contacto útil con la Asociación Médica de Brasil si realmente quiere mejorar las condiciones de salud en el país y no adoptar un programa que cree dos sistemas médicos en Brasil, uno para los que puedan pagar y otro menos cualificado para la población más pobre”.

Expresó que la AMM abordará el tema en su reunión del Consejo y Asamblea General que se celebrarán en próximo mes.