Instan a Directora General de la OMS a condenar la violencia contra los profesionales de la salud


(16.05.2013)  En el marco de la reunión de ministros y líderes de salud en Ginebra durante la Asamblea Mundial de la Salud esta próxima semana, se ha instado a la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, a que utilice el discurso de apertura de la Asamblea para condenar la continua violencia en contra del personal de salud en Siria.

En una carta de Safeguarding Health in Conflict Coalition, consorcio de asociaciones de profesionales de la salud, personal de la salud, grupos de derechos humanos, apoyados por la Asociación Médica Mundial, se insta a la Dra. Chan a hacer una “fuerte declaración para condenar los persistentes ataques a médicos, enfermeras, personal médico de urgencias y otro personal de salud, en especial en Siria, que ocurren a un nivel sin precedentes”.

La carta de Leonard S. Rubenstein, Presidente de la coalición, hace referencia al informe de esta semana del Comité Internacional de la Cruz Roja que incluye 921 incidentes violentos en contra del personal de salud, su infraestructura, heridos o enfermos durante 2012.

Se agrega: “Según informes recientes, 130 médicos y cerca de la misma cantidad de enfermeras y ayudantes médicos han sido asesinados en el conflicto sirio, en su mayor parte por fuerzas afines al Gobierno. Más de 475 médicos han sido encarcelados. El informe de situación de la OMS señala que dos tercios de los hospitales en Siria han sufrido daños y un tercio no están en funcionamiento.

“Según la Comisión independiente de la ONU sobre la República Arabe Siria, muchos médicos, enfermeras, personal de urgencias y hospitales han sido blanco de las fuerzas y aviones del Gobierno sirio. El blanco deliberado del personal médico y hospitales y la negación de acceso médico ha sido una de las características más alarmantes del conflicto. A pesar de esto, en Siria el personal de salud es considerado aparentemente como un blanco legítimo porque prestan atención médica a todo el que la necesite, incluido el enemigo”.

El Sr. Rubenstein agregó: “Nosotros en la comunidad médica internacional tenemos la obligación de denunciar para proteger la prestación de atención médica sin discriminación a los que la necesitan…la instamos a utilizar su discursa de apertura para condenar la falta de respeto del personal de salud y sus infraestructuras en Siria y dejar en claro ante el mundo que los servicios de salud para la gente deben ser respaldados, no atacados”.