Asociación Médica Mundial exige poner fin al dolor innecesario que sufren millones de personas


(16.10.2011) La Asociación Médica Mundial afirmó que millones de personas con cáncer y otras enfermedades sufren dolores innecesarios sin poder tener acceso a un tratamiento adecuado. Tienen un gran sufrimiento que con frecuencia dura meses finalmente y muchos mueren con dolor innecesario que casi siempre se puede evitar y tratar. Los niños y las personas con discapacidades intelectuales están especialmente en riesgo de recibir un tratamiento del dolor que es inadecuado.

Durante su Asamblea General en Montevideo, Uruguay, la AMM presentó una serie de propuestas para mejorar el acceso de los pacientes a un tratamiento adecuado del dolor. En la mayoría de los casos, el dolor puede evitarse o aliviarse con un tratamiento relativamente simple y barato, lo que puede mejorar inmensamente la calidad de vida de los pacientes.

Las dos principales razones para este vacío en el tratamiento son la falta de conocimientos del personal de salud para evaluar y tratar el dolor y las regulaciones gubernamentales innecesariamente restrictivas, incluida la limitación al acceso a los medicamentos opiáceos para el dolor.

El Dr. Mukesh Haikerwal, Presidente del Consejo de la AMM, dijo: "Los médicos y otros profesionales de la salud tienen el deber ético de ofrecer una evaluación clínica apropiada a los pacientes con dolores y ofrecerles un tratamiento adecuado. Esto puede incluir la prescripción de medicamentos y también de analgésicos opiáceos".

"Nos gustaría que se incluyeran instrucciones sobre la gestión del dolor en los currículos obligatorios y la educación continua de los médicos y otros profesionales de la salud. Los gobiernos deben asegurar la disponibilidad adecuada de medicamentos controlados, incluidos los opiáceos, para el alivio del dolor".

Una resolución de la AMM estipula que la gente que siente dolor tiene derecho a la gestión apropiada del dolor que incluya medicamentos eficaces, como la morfina. Negar el tratamiento del dolor es violar el derecho a la salud y es contrario a la ética médica.

La resolución agrega que los países deben revisar sus políticas sobre el control de medicamentos para asegurarse que no restrinjan innecesariamente la disponibilidad y accesibilidad a los medicamentos controlados para el tratamiento del dolor. Cada gobierno también debe proporcionar recursos para la elaboración y la implementación de un plan nacional de tratamiento del dolor que incluya un mecanismo de monitoreo para recibir reclamos cuando el dolor sea tratado de manera inadecuada.