Los médicos del mundo piden investigar violaciones en el Congo


(24.11.2010) La Asociación Médica Mundial se sumó a los llamados a través del mundo para realizar una investigación inmediata sobre las presuntas violaciones de 700 mujeres, hombres y niños cuando Angola expulsó recientemente a miles de personas hacia la República Democrática del Congo. Estas atrocidades se suman a la sistemática y generalizada violación y otras violaciones de los derechos humanos en el Congo por parte de los rebeldes. Más de 8.000 mujeres fueron violadas durante los conflictos en 2009, según la ONU.

En su discurso para el día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres mañana 25 de noviembre, el Presidente del Consejo de la AMM expresó: “Las increíbles presunciones de violaciones en el Congo nos recuerdan que la violencia contra las mujeres se ha convertido en un arma de guerra sistemática. Esto es sólo lo último en una larga lista de atrocidades similares en diversas partes del mundo. Como la AMM lo expresó en una Declaración adoptada hace un mes, esto es un problema de salud pública mayor y en el que se les pide a los médicos que no toleren absolutamente nada”.

“Hoy hacemos un llamado muy fuerte para que los autores de estas violaciones sean condenados por sus delitos. Instamos a todas las asociaciones médicas nacionales a recordar a sus miembros que pongan mucha más atención a estas violaciones inaceptables de los derechos humanos más básicos de las mujeres”.

“Los médicos están en posición de documentar e informar todos los casos de violencia contra las mujeres de los que sean testigos y los insto a hacerlo. También debemos proteger a los que denuncian los abusos, incluidos los médicos y otros profesionales de la salud”.

La Dra. Nkelani Matondo Norine de la Orden de Médicos del Congo dijo que la situación de las mujeres abusadas en el Congo es crítica y necesita atención urgente de la comunidad internacional y de todas las organizaciones que trabajan por la paz y los derechos humanos. Las violaciones colectivas se han convertido en un arma de destrucción muy utilizada por el enemigo, hay muchos médicos que trabajan ahora para ayudar a las mujeres víctimas en la región, incluido el Dr. Denis Mukwege del hospital Panzi en Bukavu/Kivu que se especializa en la reconstitución de vaginas y que ya ha operado a más de 20.000 mujeres mutiladas.

Agregó: “en mi lucha política contra la violencia hacia las mujeres siempre explico las desastrosas consecuencias de la agresión sexual que puede causar lesiones graves a largo plazo, como la frigidez y la esterilidad. Las enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, y los embarazos no deseados son también parte de las consecuencias”.“Psicológicamente, las mujeres se sienten rebajadas y humilladas y sin una ayuda apropiada de parte de un especialista en psicología caen en una profunda depresión. Socialmente, muchas mujeres son abandonadas por sus cónyuges debido a las violaciones. Frente a sus hijos se sienten humilladas, en especial si han sido violadas en su presencia”. La Dra. Nkelani dijo que la AMM y sus miembros deben ejercer presión en la ONU para que adopte medidas apropiadas ante las autoridades congolesas.