Independencia clínica de médicos es esencial para atención médica de alta calidad


Las restricciones sin motivos a la independencia clínica de los médicos impuestas por gobiernos y administradores no benefician a los pacientes, según nueva Declaración de la Asociación Médica Mundial. La Declaración sobre autonomía profesional e independencia clínica, aprobada hoy en la Asamblea General de la AMM, en Seúl, Corea, estipula que las restricciones sin motivos pueden perjudicar la confianza que es un elemento esencial en la relación médico-paciente.

Sin embargo, la Declaración agrega que los médicos deben reconocer que tienen que tomar en cuenta la estructura del sistema de salud y los recursos disponibles.

La nueva Declaración - adoptada como la Declaración de Seúl por delegados de 42 asociaciones médicas nacionales - estipula que el elemento central de la autonomía profesional y la independencia clínica es la garantía que el médico tiene la libertad de entregar su opinión profesional en la atención y el tratamiento de sus pacientes sin influencia indebida de partes o personas externas. Los pacientes esperan que sus médicos puedan hacer recomendaciones clínicas apropiadas con libertad.

Los administradores de hospitales y los que financian pueden considerar que la autonomía profesional del médico es incompatible con la gestión prudente de los costos de salud. Sin embargo, las restricciones que los administradores y financiadores intentan imponer a la independencia clínica no es lo mejor para el paciente. Además, las restricciones a la capacidad de los médicos a rechazar pedidos de pacientes o de sus familias por servicios médicos inadecuados no es lo mejor para los pacientes o la sociedad.

El Dr. Edward Hill, Presidente del Consejo de la AMM, expresó: "En esta nueva Declaración la AMM reafirma la importancia de la autonomía profesional y la independencia clínica. Consideramos que esto no es sólo un elemento esencial de la atención médica de alta calidad y por ende un beneficio para el paciente que se debe mantener, sino que también es un principio esencial de profesionalismo médico".