Siatemas de salud deben ser protegidos de la recesión económica, afirma nuevo Presidente de la AMM


El nuevo Presidente de la Asociación Médica Mundial, Dr. Yoram Blachar, ha hecho un llamado para proteger a los sistemas de salud del mundo, en la medida de lo posible, de las consecuencias de la crisis financiera y la recesión económica.

En su discurso inugural en la Asamblea General de la AMM, celebrada en Seúl, Corea, el Dr. Blachar dijo que la AMM y las asociaciones médicas nacionales deben tomar medidas para mitigar el impacto destructivo de la crisis financiera.

Dijo que, en base a experiencia pasada, junto con la baja prioridad que por lo general se le da a la atención médica, parece imposible que los sistemas de salud no sufran daños. En los países en que el seguro de salud es una parte integral de las condiciones de empleo será difícil evitar consecuencias desastrosas, en especial en lo que respecta a los despidos.

El Dr. Blachar dijo a los delegados de más de 40 asociaciones médicas nacionales: "Por fin esos países sin seguro de salud público comprenderán que no se puede dejar que las fuerzas de mercados en bancarrota y la economía libre controlen los servicios de salud, y los países social democráticos se darán cuenta que debemos detener la tendencia a la privatización cuando esta amenaza la igualdad y salud de sus ciudadanos".

Dijo que es evidente que ningún país del mundo ha sido capaz de financiar los componentes elaborados de atención médica a partir de su presupuesto público. Esto ha producido que se entreguen diferentes niveles de atención dependiendo de la situación económica de la persona.

Cada vez más, el financiamiento de los servicios médicos es transferido de las cuentas públicas al bolsillo del paciente. El que pueda pagar a privados lo que el estado no proporciona recibirá una atención excelente y actualizada y los otros tendrán una atención de nivel más bajo, de acuerdo con su capacidad de pago o más bien de no pago.

Este es un conflicto de los principios éticos más básicos con los factores económicos.

El resultado directo de estas tendencias es un aumento de las desigualdades en el acceso, plazos y nivel de atención médica.

El Dr. Blachar expresó que las desigualdades en salud han existido siempre entre y en los países, pero las diferencias se hacen más evidentes y este fenómeno es intolerable. Mientras más baja sea la posición socio-económica o el nivel educacional, más extremo es este fenómeno.

Dijo que la AMM y cada médico tienen una función para combatir este problema.

El Dr. Blachar, pediatra que también es Presidente de la Asociación Médica de Israel, afirmó que los médicos, como líderes sociales, tienen la responsabilidad de abordar un espectro más amplio de asuntos que afectan la salud, como el conflicto armado. La AMM tienen una oportunidad única, gracias a su capacidad y su posición, de tratar de llevar a las partes en conflicto a la mesa de discusión a través de la motivación y el diálogo en su organización.

En su propia región del Medio Oriente, tratará de utilizar la Presidencia de la AMM para hacer que la salud y la medicina sean a nivel de organización un puente para avanzar en el proceso de paz que la región tanto necesita.

"Espero ser un instrumento para lograr que las asociaciones médicas nacionales que no son miembros o no están activas en la AMM vengan a nuestras reuniones y comenzar un diálogo bajo los auspicios de la AMM para que podamos iniciar un proceso de mediación basado en nuestra profesión común que abarca distintas nacionalidades, puntos de vistas y es común a nosotros médicos cuyo trabajo es ayudar y sanar".