La Asociación Médica Mundial aclara a los medicos su politica ética con respecto a la tortura


La Asociación Médica Mundial ha aclarado a los médicos su política sobre el tema de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes de los detenidos y presos.

En su reunión del Consejo en Divonne-les-Bains, Francia, la AMM acordó revisar la Declaración de Tokio para recordar a los médicos que sean muy cuidadosos y asegurarse de la confidencialidad de toda la información médica personal cuando presten atención médica a los detenidos o presos que son interrogados.

Las normas establecen que los médicos no deben permitir que sus conocimientos o información sobre las personas facilite el interrogatorio, ya sea legal o ilegal. La AMM también aclaró en su política sobre Regulaciones en Tiempos de Conflicto Armado el caso de los médicos que se ven enfrentados a un conflicto de lealtad y confirmó que su obligación principal es con sus pacientes y que en todas sus actividades profesionales, los médicos deben respetar los convenios sobre derechos humanos, el derecho humanitario internacional y las declaraciones de la AMM sobre ética médica.

El Dr. Yoram Blachar, Presidente del Consejo de la AMM, afirmó:

"Esperamos que estas normas revisadas ayuden a los médicos a saber lo que pueden y no pueden hacer en tiempos de conflicto armado y en otras circunstancias. Los médicos no deben tolerar, facilitar o participar en torturas o cualquier forma de trato cruel, inhumano o degradante. Tampoco deben utilizar sus conocimientos médicos para violar los derechos humanos y las libertades ciudadanas.

Es importante que cada uno reconozca que la ética médica en tiempos de conflicto armado es idéntica a la ética médica de los tiempos de paz".

* Las políticas de la AMM definen la tortura como la imposición deliberada, sistemática o perversa de sufrimiento físico o mental de parte de una o más personas que actúan solas o bajo órdenes de alguna autoridad para forzar a otra persona a entregar información, confesar o por cualquier otra razón.