Medicos proponen Medidas importantes para disminuir el impacto mundial del Alcohol en la Salud


La Asociación Médica Mundial ha propuesto medidas importantes para ayudar a disminuir el impacto mundial del alcohol en la salud y la sociedad.

Estas incluyen una edad mínima legal para comprar alcohol, ciertas horas o días para la venta, reducir la cantidad de establecimientos de venta, aumentar los impuestos al alcohol e implementar medidas eficaces para hacer frente al problema de la conducción bajo los efectos del alcohol.

La AMM también propone restringir la promoción, publicidad y abastecimiento de alcohol a los jóvenes, tratar de disminuir el uso de alcohol en los lugares de trabajo, promoción de estrategias de prevención basadas en evidencias en los colegios y examen de pacientes para detectar trastornos derivados del consumo de alcohol y consumo riesgoso.

Una declaración adoptada por médicos de más de 40 países durante la Asamblea General de la AMM en Santiago de Chile advierte que el consumo regular de alcohol y el consumo desmedido en adolescentes puede afectar de manera negativa el rendimiento escolar, aumentar la participación en delitos y afectar de manera adversa el rendimiento sexual y el comportamiento.

También afirma que durante los últimos años se han liberado las restricciones a la producción, comercialización masiva y los patrones de consumo de alcohol, lo que ha producido una mayor accesibilidad al alcohol y cambios en las maneras de consumir a través del mundo. Esto ha creado un problema de salud mundial que necesita una urgente intervención.

La declaración de la AMM afirma que el consumo de alcohol está enraizado profundamente en muchas sociedades. Cuatro porciento de las enfermedades mundiales son atribuidas al alcohol, responsable de tantas muertes y discapacidades como el tabaco o la hipertensión. En general, existe una relación entre el consumo de alcohol y más de sesenta tipos de enfermedades y lesiones, incluidos los accidentes de tránsito.

La publicidad y la promoción del alcohol avanza a pasos agigantados en el mundo y son cada vez más sofisticadas, bien dirigidas, incluida la juventud. Están destinadas a atraer, influenciar y recrutar a nuevas generaciones de consumidores potenciales, a pesar de los códigos de la industria de autorregulación que se ignoran y a menudo no son aplicados.

Los grandes bebedores y los alcóholicos forman parte importante de los problemas causados por el consumo. Sin embargo, la mayoría de los problemas relacionados con el alcohol en la población no están asociados al consumo de los alcohólicos, sino más bien al consumo de una gran cantidad de bebedores "sociales" que no son alcohólicos, en especial cuando están intoxicados.

Aunque la investigación ha demostrado algunos efectos positivos para la salud del bajo consumo de alcohol en algunas poblaciones, esto debe considerarse contra los peligros potenciales del consumo en esas mismas poblaciones y en la población en general.

De este modo, los enfoques basados en la población que afectan el contexto de consumo social y la disponibilidad de bebidas alcohólicas son más eficaces que los enfoques individuales (como la educación) destinados a evitar los problemas y enfermedades relacionadas con el alcohol. Las políticas sobre el alcohol que afectan los patrones de consumo al limitar el acceso y disuadir el consumo en los jóvenes al establecer una edad legal mínima para la compra tienen altas probabilidades de disminuir los peligros. Las leyes para reducir los niveles permitidos de alcohol en la sangre para los conductores y para controlar la cantidad de establecimientos de venta han demostrado ser eficaces en la disminución de los problemas de alcohol.

El Dr. Yoram Blachar, Presidente del Consejo de la AMM, afirmó: "Nos gustaría tener ahora un Convenio Marco para el Control del Alcohol, similar al Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco que entró en vigencia a principios de esta año."