Gobiernos deben prestar más atención al derecho a la salud de los niños


A los padres de los niños hospitalizados se les debe permitir ausentarse de sus trabajos sin perjuicios para la continuación en sus empleos y se les debe proporcionar alojamiento gratis o a un costo mínimo cerca o dentro del hospital, según la Asociación Médica Mundial.

El Dr. James Appleyard, Presidente de la AMM, dijo que el empleo de los padres muy a menudo es la clave para el bienestar familiar y ha llegado el momento de que los gobiernos en el mundo presten más atención a las necesidades y los derechos del niño como paciente. Estos derechos se derivan del respeto por cada niño como persona, sin consideración de su sexo, raza o credo y están estipulados en el artículo 24 de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño.

El Dr. Appleyard expresó: "La salud del niño enfermo incluye los aspectos emocionales, sociales y financieros del proceso de curación y los gobiernos deben reconocer que los niños necesitan tener a sus padres cerca de ellos cuando son hospitalizados. Los países del mundo, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, simplemente no hacen lo suficiente para reconocer el derecho del niño al nivel de salud más alto posible y las instalaciones para el tratamiento de enfermedades y recuperación de la salud."

"El país más rico del mundo, EE.UU. y otra nación relativamente rica, el Reino Unido, ha caído en la lista de la UNICEF de países donde los niños menores de cinco años mueren. En cinco años, el RU pasó del 18º lugar al 31º, mientras que EE.UU. es ahora el número 34 de la lista. Estos dos países en especial deben hacer mucho más con los recursos de que disponen."

Expresó que la Declaración de la AMM sobre el Derecho del Niño a la Atención Médica estipula que el niño debe ser protegido de todas las formas de violencia física o mental, debe ser rescatado de las devastadoras consecuencias de la desnutrición y deben evitársele los efectos nocivos del consumo de tabaco por terceros.

Los niños enfermos en hospitales deben recibir la mayor cantidad de visitas posible, consistente con una buena atención y deben ser atentidos por profesionales con una formación y experiencia especiales que les permitan responder de manera apropiada a sus necesidades médicas, físicas, emocionales y de desarrollo. También se les debe dar todas las oportunidades y facilidades para la recreación y la continuación de su educación.

No se debe negar a las madres la oportunidad de amamantar a sus hijos en los hospitales, a menos que exista una contraindicación médica.

El Dr. Appelyard dijo que la AMM ha contactado a sus 80 asociaciones médicas miembros para evaluar lo que está pasando en el mundo con la implementación de la Declaración de Ottawa de la AMM sobre el Derecho del Niño a la Atención Médica y está en consulta con la Asociación Internacional Pediátrica para ver cómo se puede reforzar esta Declaración. Expresó que es un documento "vivo" que responde a las necesidades de los niños del mundo.

"Temo que descubramos que en varias áreas, como el consentimiento al tratamiento y la protección y acceso a la información, se les esté negando sus derechos a los niños. Los médicos en el mundo tienen el deber de promover estos derechos fundamentales y ejercer presión ante sus gobiernos y comunidades locales para que se pongan a disposición los recursos humanos necesarios para lograr estos objetivos."

"Se trata de la sobrevivencia y el desarrollo de nuestros niños. Los gobiernos, comunidades locales, padres y médicos tienen todos funciones clave que cumplir para asegurar que los intereses de los niños sean la consideración principal en la atención médica."