Declaración de la AMM sobre el Agua y la Salud


Adoptada por la 55a Asamblea General de la AMM, Tokio, Japón, octubre 2004

y revisada por la 65ª Asamblea General de la AMM, Durban, Sudáfrica, octubre 2014

A.         INTRODUCCION

Un suministro adecuado de agua potable (es decir, limpia y no contaminada) es esencial para la salud de las personas y la salud pública. Es central para vivir una vida con dignidad y con respeto de los derechos humanos. Lamentablemente, más de la mitad de la población mundial no tiene acceso a este suministro e incluso en los lugares donde hay agua potable en abundancia, ella está amenazada por la contaminación y otras fuerzas negativas.

Conforme a su misión de servir a la humanidad a través del esfuerzo para lograr las más altas normas internacionales en atención médica para todos en el mundo, la Asociación Médica Mundial ha preparado esta declaración para instar a todos los responsables de la salud a considerar la importancia del agua para la salud de las personas y la salud pública.

B.         CONSIDERACIONES

1.      Las enfermedades transmitidas por el agua son responsables de una gran proporción de la mortalidad y morbilidad, especialmente en los países en desarrollo. Estos problemas aumentan en tiempos de catástrofes, como guerras, accidentes nucleares y producidos por el hombre con petróleo o agentes químicos, terremotos, epidemias, sequías e inundaciones.

2.      Los cambios antropógenos en los ecosistemas bajaron la retención de la superficie de la tierra y la limitación de la capacidad inherente de la naturaleza para filtrar la mugre del agua causan crecientes daños al medio ambiente natural, en especial al agua.

3.      La comercialización del agua como producto que se utiliza para obtener ganancias en lugar de ser un servicio público tiene consecuencias para el acceso a un suministro adecuado de agua potable.

4.      La creación de una infraestructura sostenible que proporcione agua potable contribuye mucho a mantener la salud de la población y al bienestar nacional. La disminución de enfermedades infecciosas y otras dolencias causadas por el agua insegura reduce los costos de salud y mejora la productividad. Esto crea un efecto en cadena positivo para las economías nacionales.

5.      El agua, recurso vital y necesario para la vida, se ha hecho escasa en muchas partes del mundo, por lo que debe ser utilizada de manera razonable y cuidadosa.

6.      El agua es un bien compartido por la humanidad y la tierra. Por esto, los problemas relacionados con el agua deben ser abordados en colaboración por la comunidad internacional.

C.        RECOMENDACIONES

Se insta a los médicos, las asociaciones médicas y las autoridades de salud a respaldar las siguientes medidas relacionadas con el agua y la salud:

1. Programas internacionales y nacionales para proporcionar a cada ser humano del planeta acceso al agua potable a bajo costo y evitar la contaminación de las fuentes de agua.

2. Programas nacionales, regionales e internacionales para proporcionar acceso al saneamiento y evitar la degradación de los recursos del agua.

3. Investigación de la relación entre los sistemas de suministro del agua, incluido el tratamiento de aguas servidas, y la salud.

4. La creación de planes para suministrar agua potable y la eliminación adecuada de aguas servidas durante una emergencia. Esto variará según la naturaleza de la emergencia, pero puede incluir la desinfección del agua en el lugar, identificación de fuentes de agua y energía de apoyo para hacer funcionar bombas.

5. Se deben adoptar medidas preventivas a fin de garantizar agua potable para las instituciones de salud después de las catástrofes naturales, especialmente terremotos. Estas medidas preventivas deben incluir la creación de infraestructura y programas de formación para ayudar a que las instituciones de salud enfrenten estas crisis. La implementación de programas continuos de suministro de agua en casos de emergencia se debe hacer en coordinación con las autoridades regionales y con la participación de la comunidad.

6. Cada nación debe utilizar el agua de manera más eficiente. La AMM insta especialmente a los hospitales y las instituciones de salud a examinar el impacto en los recursos sostenibles del agua.

7. Medidas preventivas y preparación en emergencias para evitar que el agua no se contamine.

8.La promoción del acceso universal al agua potable asequible como un derecho humano[1] y como un bien común de la humanidad.



[1] En 2010, la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reconocieron el derecho humano al agua y la salud, derivado del derecho a un nivel de vida adecuado, como se estipula en el Artículo 11 del Convenio Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales y otros tratados de derechos humanos. Por lo tanto, es parte del derecho internacional sobre derechos humanos.