Declaración de Oslo de la AMM sobre los Determinantes Sociales de la Salud


Adoptada por la 62ª Asamblea General de la AMM, Montevideo, Uruguay, octubre 2011

Los determinantes sociales de la salud son las condiciones en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen y las influencias de la sociedad en estas condiciones. Los determinantes sociales de la salud son las principales influencias en la calidad de vida, incluida la buena salud, y la extensión de la esperanza de vida sin discapacidad. Mientras la atención médica intentará reunir las piezas y reparar el daño causado por una mala salud prematura, son los factores sociales, culturales, ambientales, económicos y otros las principales causas de los índices de enfermedad y, en particular, la magnitud de las desigualdades en salud.

Históricamente, la principal función de los médicos y otros profesionales de la salud ha sido tratar a los enfermos - una función vital y muy apreciada en todas las sociedades. En menor medida, los profesionales de la salud han estado expuestos a las causas de la enfermedad - tabaquismo, obesidad y alcohol en las enfermedades crónicas, por ejemplo. Estos aspectos familiares del estilo de vida pueden considerarse causas "próximas" de enfermedad.

La función de los determinantes sociales va más allá de este enfoque de causas próximas y considera las "causas de las causas". Por ejemplo, el tabaquismo, obesidad, alcohol, sedentarismo son causas de enfermedades. El enfoque de los determinantes sociales aborda las causas de las causas y en particular cómo contribuyen a las desigualdades sociales en salud. Se centran no sólo en la conducta personal, sino que tratan de considerar las circunstancias sociales y económicas que producen una mala salud prematura a lo largo de la vida: desarrollo temprano del niño, educación, trabajo y condiciones de vida y las causas estructurales  que producen estas condiciones de vida y trabajo. En muchas sociedades, el comportamiento no saludable sigue la gradiente social: mientras más bajo esté la gente en la jerarquía socioeconómica, más fuman, tienen una dieta peor y menos actividad física. Una causa principal, pero la única, de la distribución social de estas causas es el nivel de educación. Otros ejemplos específicos de abordar las causas de las causas: precio y disponibilidad, las que son clave en el consumo de alcohol; impuestos, etiquetado del paquete, prohibición de publicidad y fumar en lugares públicos, que han tenido efectos demostrables en el consumo del tabaco. La voz de la profesión médica ha sido muy importante en estos ejemplos para abordar las causas de las causas.

Existe un creciente movimiento a nivel mundial que busca abordar las grandes desigualdades en salud y duración de la vida a través de acción en los determinantes sociales de salud. Este movimiento incluye a la Organización Mundial de la Salud, varios gobiernos nacionales, organizaciones de la sociedad  civil y académicos.  Se buscan soluciones y se comparte el aprendizaje. Los médicos deben ser participantes bien informados en este debate. Muchas cosas pueden pasar en la práctica de la medicina que puede contribuir directamente y con el trabajo con otros sectores. La profesión médica puede ser un abogado en las acciones de condiciones sociales que tienen importantes efectos en la salud.

La AMM puede agregar un valor significativo a los esfuerzos mundiales para abordar estos determinantes sociales al ayudar a los médicos, otros profesionales de la salud y asociaciones médicas nacionales a comprender lo que demuestran las evidencias emergentes y lo que funciona en distintas circunstancias. Podría ayudar a los médicos a hacer lobby de manera más eficaz en sus países y fuera de ellos y asegurar que los conocimientos y habilidades médicas sean compartidos.

La AMM debe ayudar a reunir información de ejemplos que funcionan y tratar de que los médicos y otros profesionales de la salud prueben soluciones nuevas e innovadoras. Debe funcionar con las asociaciones nacionales para educar e informar a sus miembros y ejercer presión en los gobiernos nacionales, a fin de que adopten las medidas apropiadas para tratar de disminuir las causas de una mala salud prematura.  En Gran Bretaña,  por ejemplo, el gobierno nacional ha publicado un libro blanco que considera la disminución de las desigualdades en salud por medio de los determinantes sociales de salud; varias áreas locales han elaborado planes de acción, existen buenos ejemplos de práctica general que funcionan a través de los sectores mejora la calidad de vida de las personas y por ende disminuyen las desigualdades en salud. La AMM debe reunir ejemplos de buena práctica de sus miembros y promover más trabajo en este campo.