Declaración de la AMM sobre las Investigaciones Forenses de los Desaparecidos


Adoptada por la 54a Asamblea General de la AMM, Helsinki, Finlandia, septiembre 2003

y enmendada por la 64ª Asamblea General de la AMM, Fortaleza, Brasil, octubre 2013

Introducción

En los últimos treinta años, las investigaciones forenses sobre el paradero  y el destino de las personas asesinadas  y desaparecidas  como resultado de conflictos armados, otras situaciones de violencia y catástrofes se han convertido en una contribución importante a la acción humanitaria por las víctimas, incluidos los muertos y las desoladas familias, Las investigaciones forenses también han ayudado a obtener justicia y reparación para las víctimas.

En 2003, la Conferencia Internacional sobre los Desaparecidos y sus Familias, organizada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), adoptó una serie de recomendaciones para ayudar a evitar que la gente desaparezca y resolver los casos de desaparecidos en conflictos armados y otras situaciones de violencia. Las recomendaciones incluyen incluidos los principios éticos, científicos y legales aplicables a las investigaciones forenses para la búsqueda, recuperación, manipulación e identificación de los restos humanos. Estos principios se han vuelto a elaborar en mayor profundidad por los propios servicios forenses del CICR y sirven como marco para la acción forense humanitaria en situaciones de conflictos armados, otras situaciones de violencia y en catástrofes[1]. Los principios también aseguran el manejo correcto y digno y la identificación de los muertos, y ayudan a dar respuestas a los deudos.

Las asociaciones médicas nacionales tienen un rol en la promoción de estos principios y la motivación de su cumplimiento, a fin de asegurar las normas éticas, científicas y legales más altas posibles en las investigaciones forenses destinadas a abordar las consecuencias humanitarias de los conflictos armados, otras situaciones de violencia y catástrofes.

En muchos países, las AMNs no tienen un rol en la certificación de las calificaciones y experiencia de los médicos forenses. Las AMNs pueden llamar la atención de los médicos sobre las normas de buena práctica producidos por el CICR, las Naciones Unidas e Interpol y recomendar o cuando sea posible exigir el cumplimiento de dichas normas.

Recomendaciones

La AMM hace un llamamiento a todas las AMNs para que ayuden a asegurar que cuando sus miembros participen en una investigación forense con fines humanitarios y de derechos humanos, la investigación se realice con un mandato claro y en base a las normas éticas, científicas y legales más altas posibles, conforme a los principios y práctica de la acción forense humanitaria elaborados por el CICR.

La AMM hace un llamamiento a las AMNs para que actualicen sus conocimientos respecto de los principios reunidos por las diferentes autoridades de investigación forense para la acción humanitaria, incluidos los elaborados por el CICR para evitar nuevos casos y resolver los casos existentes de desaparecidos y para ayudar a que sus miembros apliquen estos principios a las investigaciones forenses en todo el mundo.

La AMM hace un llamamiento a las AMNs a difundir los principios que se deben aplicar a esas investigaciones, incluidos los elaborados por el CICR, y para tratar de asegurar que los médicos se nieguen a tomar parte en investigaciones que son éticamente o de otra manera inaceptables.

La AMM hace un llamamiento a las AMNs para que ayuden a asegurar que los médicos forenses cumplan con los principios establecidos en el derecho humanitario internacional para la manipulación digna y correcta, documentación e identificación de los muertos y para cuando sea posible dar respuesta a los deudos.

La AMM invita a las AMNs a ser cuidadosas con las cualificaciones académicas y comprensión ética, y asegurar que los médicos forenses ejerzan con competencia e independencia.



[1] El CICR las define como catástrofes no esperadas. Véase: M. Tidball-Binz, Managing the dead in catastrophes: guiding principles and practical recommendations for first responders. International review of the Red Cross, Vol 89 Number 866 June 2007 p.p. 421-442