Declaración de la AMM sobre la Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano


Adoptada por la 64a Asamblea General de la AMM, Fortaleza, Brasil, octubre 2013

Introducción

La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) constituye una oportunidad única y valiosa para que los médicos eviten la morbilidad y mortalidad de ciertos cánceres en todas las poblaciones y para mejorar la salud materna. Por lo tanto, la vacuna VPH merece ser considerada por la Asociación Médica Mundial (AMM) en forma separada de otras vacunas.

El VPH es un virus de transmisión sexual que es tan común que la mayoría de los adultos activos sexualmente son infectados en algún momento de sus vidas. La mayor parte de las infecciones no presentan síntomas y se eliminan sin intervención médica. Sin embargo, algunos de los 40 tipos del VPH pueden causar cáncer cervical. El VPH es la causa del 100% de los casos de cáncer cervical y también puede producir cáncer de la vagina, vulva, ano, pene y de la cabeza y cuello. El cáncer cervical representa más del 10% de todos los cánceres de la mujer y la mayoría de las muertes por este cáncer se producen en los países en desarrollo

Las vacunas pueden proteger contra la infección en los tipos más comunes del VPH y contra el cáncer. El Advisory Committee on Immunization Practices de Estados Unidos recomienda la vacunación de niños y niñas de la edad de 11 años hasta los 26. Los beneficios de vacunar a jóvenes incluyen la protección contra las verrugas genitales y el cáncer, además de prevenir la transmisión del VPH a parejas sexuales. La protección adicional de la vacuna tetravalente contra las verrugas genitales y el cáncer cervical y otros deben considerarse  cuando se elaboren los programas de vacunación contra el VPH. Las vacunas contra el VPH son eficaces, los estudios post comercialización han mostrado una disminución en la prevalencia del VPH y los trastornos relacionados, como verrugas genitales y una citología cervical anormal. Los estudios sobre la seguridad de las vacunas contra el VPH han dado buenos resultados.

Estas vacunas deben estar disponibles y deben ser promovidas por los médicos como asunto de bienestar individual del paciente y de salud pública.

Recomendaciones

La AMM insta a los médicos a informarse e informar a sus pacientes sobre el VPH y las enfermedades relacionadas, la vacuna contra el VPH y el examen rutinario del cáncer cervical, y insta a la creación y financiamiento de programas para que la vacuna contra el VPH  sea accesible y ofrecer exámenes del cáncer cervical en países sin programas para dichos exámenes.

Se insta a las asociaciones médicas nacionales (AMNs) a realizar una educación intensiva y esfuerzos de difusión entre sus miembros para:

  • Mejorar la toma de conciencia y comprensión del VPH y las enfermedades relacionadas;
  • Comprender la disponibilidad y eficacia de las vacunas contra el VPH;
  • Comprender la conveniencia de incluir las vacunas contra el VPH en los programas nacionales de vacunación;
  • Comprender la necesidad de exámenes rutinarios del cáncer cervical,

  • Integrar los métodos de prevención del cáncer del VPH, detección temprana y exámenes, diagnósticos, tratamiento y cuidados paliativos en los programas de desarrollo profesional continuo existentes y la formación de pre servicios. Esta formación aumentará el apoyo existente a los programas VPH y ayudar a crear capacidad y los esfuerzos de asegurar la calidad.

 Se insta a las AMNs a:

  • Integrar la vacunación contra el VPH para todos los adolescentes y los exámenes rutinarios del cáncer cervical para las mujeres jóvenes en todos los establecimientos de salud apropiados y visitas;
  • Apoyar la disponibilidad de la vacuna contra el VPH y los exámenes rutinarios del cáncer cervical para las poblaciones apropiadas que se benefician más de las medidas preventivas, incluidos pero no limitado a los pacientes de riesgo, como los de bajos ingresos, con desventajas y las poblaciones que no son todavía sexualmente activas;
  • Recomendar la vacunación contra el VPH para todas las poblaciones apropiadas;
  •  Promover la difusión de los miembros para la prevención, cuidado y tratamiento del VPH, y
  • Crear una red de médicos y profesionales que estén dispuestos y puedan guiar y apoyarse y establecer enlaces con las redes existentes de la vacuna contra el VPH y la prevención del cáncer.