Declaración de la AMM sobre Degradación Ambiental y Buen Manejo de los Productos Químicos


Adoptada por la Asamblea General de la AMM, Vancouver, Canadá, octubre 2010

Bajar la versión PDF

INTRODUCCION

Esta declaración aborda un aspecto importante de la degradación ambiental que es la contaminación ambiental con substancias domésticas e industriales peligrosas. Enfatiza la peligrosa contribución química a la degradación ambiental y la función de los médicos en la promoción del buen manejo de los productos químicos como parte del desarrollo sostenible, en especial en el marco de la salud.La mayoría de los productos químicos a los que están expuestos los seres humanos son de origen industrial e incluyen aditivos alimentarios, productos cosméticos y de consumo doméstico, agroquímicos y otras substancias (medicamentos, suplementos dietéticos) utilizados para fines terapéuticos. Recientemente, la atención se ha concentrado en los efectos de los productos químicos realizados por el hombre (o sintéticos) en el medio ambiente, incluidos los industriales o agroquímicos específicos y en nuevos patrones de distribución de substancias naturales debido a la actividad humana. Puesto que la cantidad de estos componentes se han multiplicado, los gobiernos y las organizaciones internacionales han comenzado a preparar un enfoque más completo para una regulación segura.Aunque los gobiernos tienen la responsabilidad principal de establecer un marco para proteger la salud del público de los peligros de los productos químicos, la Asociación Médica Mundial, en representación de sus miembros, enfatiza la necesidad de señalar los riesgos para la salud humana y presentar recomendaciones destinadas a la adopción de medidas.

ANTECEDENTES

Productos químicos preocupantes

Durante los últimos cincuenta años, el uso de pesticidas y fertilizantes químicos dominaron la práctica en la agricultura y las industrias manufactureras expandieron rápidamente el uso de productos químicos sintéticos a la producción de bienes de consumo e industriales .La preocupación mayor es por los productos químicos que se mantienen en el medio ambiente, tienen un bajo índice de degradación, se bio-acumulan en el tejido humano y animal (se concentran mientras ascienden en la cadena alimentaria) y que tienen importante impacto dañino en la salud humana y el medio ambiente (en especial en bajas concentraciones) . Algunos metales que se producen naturalmente, incluido el plomo, mercurio y cadmio tienen un uso industrial y también son preocupantes. Avances en investigaciones sobre salud ambiental, incluidas muestras ambientales y humanas y técnicas de medición, junto a una mejor información sobre el potencial de los efectos de bajas dosis en la salud humana, han ayudado a acentuar las preocupaciones emergentes.Los efectos de las emisiones químicas para la salud pueden ser directos (como un efecto inmediato de la emisión) o indirectos. Los efectos indirectos en la salud son causados por los efectos de las emisiones en la calidad del agua, aire y alimentos, como también alteraciones en los sistemas globales, como la capa de ozono y el clima, a las que pueden contribuir las emisiones.

Medidas Nacionales e Internacionales

El modelo de regulación de los productos químicos varía dentro de los países y entre éstos, de controles voluntarios a legislación estatutaria. Es importante que todos los países busquen un enfoque de legislación coherente, estandarizada y nacional para un control regulatorio. Además, las regulaciones internacionales deben ser coherentes, de modo que los países en desarrollo no sean forzados  por circunstancias económicas a evitar regulaciones nacionales potencialmente débiles. Un ejemplo del marco legislativo se puede consultar en:http://ec.europa.eu/environment/chemicals/index.htmLos productos químicos sintéticos incluyen todas las substancias que son producidas o han resultado de actividades humanas, incluidos los productos químicos industriales y domésticos, fertilizantes, pesticidas, químicos en productos y desperdicios, prescripciones y medicamentos sin recetas y suplementos dietéticos, al igual que subproductos de procesos industriales o incineraciones, como las dioxinas. Además, en algunas circunstancias los nanomateriales pueden estar regulados por regulaciones de productos químicos sintéticos, pero en otros casos puede ser necesaria una regulación explícita.

Acuerdos internacionales notables sobre productos químicos

Existen varios acuerdos notables sobre productos químicos. Estos fueron inspirados por la primera Declaración de la Conferencia de la ONU sobre el Medio Humano en 1972 (Estocolmo) sobre la descarga de substancias tóxicas en el medio ambiente.   Estos acuerdos incluyen el Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos 1989, la Declaración de Río sobre el medio ambiente y el desarrollo 1992, el Convenio de Rotterdam sobre consentimiento informado y envío de substancias peligrosas 1998 y el Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes 2001.      Se debe hacer notar que se dispone de poca información sobre la eficacia de los controles.

Enfoque estratégico para la gestión de productos químicos a nivel internacional

La contaminación ambiental peligrosa  a nivel mundial persiste, a pesar de estos acuerdos, lo que hace esencial un enfoque más completo de los productos químicos. Las razones de la actual contaminación incluyen la persistencia de las compañías, absoluta falta de control en algunos países, falta de conciencia de los peligros potenciales, incapacidad de aplicar el principio de precaución, falta de ratificación de los diversos convenios y tratados y falta de voluntad política. El Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a Nivel Internacional (SAICM) fue adoptado en Dubai el 6 de febrero de 2006 por delegados de más de 100 gobiernos y representantes de la sociedad civil. Este es un plan internacional voluntario elaborado para asegurar el buen manejo de los productos químicos a lo largo de su ciclo de vida, de manera que en 2020 los productos químicos sean utilizados y producidos de modo que se disminuyan al mínimo los efectos adversos para la salud humana y el medio ambiente. El SAICM incluye los productos químicos de la agricultura e industriales, cubre todos los pasos del ciclo de vida de los productos químicos de fabricación, uso y eliminación e incluye los químicos en productos y desechos.

Recomendaciones de la Asociación Médica Mundial (AMM)

A pesar de estas iniciativas nacionales e internacionales, la contaminación química del medio ambiente, debido a un control inadecuado de la producción y uso de productos químicos, sigue teniendo efectos dañinos para la salud pública en general. Existe una clara evidencia que relaciona a algunos productos químicos con ciertos problemas de salud, pero no hay evidencia para todos los productos químicos, en especial los materiales nuevos o nanos, en particular con dosis bajas durante largos períodos. Con frecuencia se solicita a los médicos y al sector de salud que tomen decisiones sobre pacientes y el público en general, basadas en información existente. Por lo tanto, los médicos advierten que ellos también cumplen una función importante para disminuir la brecha entre la elaboración de políticas y el manejo de los productos químicos y en disminuir los riesgos para la salud humana.

La Asociación Médica Mundial recomienda que:

Defensa

  • Las asociaciones médicas nacionales (AMNs) apoyen la legislación que disminuya la contaminación química, la exposición humana a los productos químicos, detecte y monitoree los productos químicos peligrosos tanto para el ser humano como para el medio ambiente y atenúe los efectos de la exposición tóxica para la salud con especial atención a la vulnerabilidad durante el embarazo y los primeros años de la niñez.
  • Las AMNs insten a sus gobiernos a apoyar los esfuerzos internacionales para restringir la contaminación química a través de una gestión segura, o interrupción o substitución más segura cuando no se pueda manejar (por ejemplo, asbesto), con una atención particular a los países desarrollados que ayudan a los emergentes a lograr un medio ambiente seguro y buena salud para todos.
  • Las AMNs faciliten una mejor comunicación entre los ministerios/departamentos de gobierno responsables del medio ambiente y la salud pública.
  • Los médicos y sus asociaciones médicas apoyen la protección ambiental, den a conocer los elementos de los productos, el desarrollo sostenible y la química verde en sus comunidades, países y regiones.
  • Los médicos y sus asociaciones médicas deben apoyar la eliminación progresiva del mercurio y productos químicos bioacumulativos y tóxicos persistentes en los aparatos y productos de salud.
  • Los médicos y sus asociaciones médicas deben apoyar la legislación que requiera una evaluación ambiental y de impacto para la salud antes de introducir un nuevo producto químico o una nueva instalación industrial.
  • Los médicos deben incentivar la publicación de evidencia de los efectos de los distintos productos químicos y dosis en la salud humana y el medio ambiente. Estas publicaciones deben estar disponibles a nivel internacional y para los medios de comunicaciones, organizaciones no gubernamentales (ONGs) y ciudadanos interesados a nivel local.
  • Los médicos y sus asociaciones médicas apoyen la creación de sistemas eficaces y seguros para recolectar y eliminar los medicamentos que no son consumidos.
  • Los médicos y sus asociaciones médicas deben apoyar los esfuerzos para rehabilitar o limpiar zonas de degradación ambiental basados en el principio de precaución de “el contaminador paga” y asegurar que dichos principios sean incluidos en la legislación.
  • La AMM, AMNs y médicos deben instar a los gobiernos a colaborar en los departamentos y entre ellos a asegurar que se elabore una regulación coherente.

Liderazgo

La AMM:

  • apoya los objetivos del Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a Nivel Internacional (SAICM) que promueve mejores prácticas en la manipulación de los productos químicos a través de la utilización de substitución más segura, disminución de desechos, creación sostenible no tóxica, reciclaje  y también la manipulación segura y sostenible de los desechos en el sector salud.
  • advierte que estas prácticas químicas deben ser coordinadas con esfuerzos para disminuir los gases de efecto invernadero en la salud para mitigar su contribución al calentamiento mundial.
  • insta a los médicos, asociaciones médicas y países a trabajar en conjunto para crear sistemas de alarma de eventos, a fin de asegurar de que los sistemas de salud y los médicos estén informados de los accidentes industriales de alto riesgo cuando ocurran y reciban información precisa oportuna sobre el manejo de estas emergencias.
  • insta a las organizaciones locales, nacionales e internacionales a que se centren en la producción sostenible, substitución segura, trabajos verdes seguros y consulta con la comunidad de la salud para asegurarse que los impactos dañinos del desarrollo en la salud sean anticipados y reducidos al mínimo.
  • enfatiza la importancia de la eliminación segura de los medicamentos como un aspecto de la responsabilidad en salud y la necesidad de un trabajo conjunto para crear modelos de mejor práctica, a fin de disminuir esta parte del problema de desechos químicos.
  • insta la clasificación ambiental de los medicamentos para estimular la prescripción de medicinas menos dañinas para el medio ambiente.
  • insta la investigación actual sobre el impacto de las regulaciones y el monitoreo de los productos químicos en la salud humana y el medio ambiente.

La AMM recomienda que los médicos:

  • trabajen para disminuir los desechos médicos tóxicos y exposiciones en el marco profesional como parte de la campaña de la Alianza Mundial de Profesionales de la Salud para la práctica positiva
  • trabajen para entregar información sobre los impactos en salud asociados con la exposición a productos químicos tóxicos, cómo reducir la exposición del paciente a agentes específicos e incentivar las conductas que mejoren la salud en general.
  • informen a los pacientes sobre la importancia de la eliminación segura de los medicamentos que no son consumidos.
  • trabajen con otros para abordar las brechas en investigación sobre el medio ambiente y la salud (por ejemplo, patrones y carga de las enfermedades atribuidas a la degradación ambiental; impactos en la comunidad y el hogar de los productos químicos industriales; las poblaciones más vulnerables y protecciones para ellas).Educación profesional y creación de capacidad

La AMM recomienda que:

  • Los médicos y sus asociaciones profesionales ayuden a crear conciencia profesional y pública  de la importancia del ambiente y los contaminantes químicos globales en la salud profesional.
  • Las asociaciones médicas nacionales (AMNs) y las asociaciones profesionales de médicos creen instrumentos para que los médicos ayuden a evaluar los riesgos de sus pacientes a la exposición química.
  • Los médicos y sus asociaciones profesionales establezcan a nivel local la educación médica continua apropiada sobre los signos clínicos, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que son introducidas en las comunidades, como consecuencia de la contaminación química y exacerbadas por el cambio climático.
  • La salud ambiental y la medicina del trabajo deben ser un tema central en la educación médica. Las escuelas de medicina deben fomentar la formación de suficientes especialistas en salud ambiental y medicina del trabajo.
References
  1. Wiser G, Center for International Environmental Law, UNEP Forum, Sept. 2005
  2. http://www.unep.org/hazardoussubstances/Introduction/tabid/258/language/en-US/Default.aspx 
  3. http://www.unep.org/Documents.Multilingual/Default.asp?DocumentID=97&ArticleID=1503&l=en 
  4. http://www.unep.org/Documents.Multilingual/Default.asp?DocumentID=78&ArticleID=1163
  5. Wiser G, Center for International Environmental Law, UNEP Forum, Sept. 2005
  6. http://chm.pops.int/Convention/tabid/54/language/en-US/Default.aspx
  7. http://www.chem.unep.ch/saicm/SAICM%20texts/SAICM%20documents.htm