Declaracion de Seul de la AMM sobre la Autonomia Profesional y la Independencia Clinica


Adoptada por la 59a Asamblea General de la AMM, Seúl, Corea, Octubre 2008

La Asociación Médica Mundial, habiendo examinado la importancia de la autonomía profesional y la independencia clínica del médico, adopta los siguientes principios:

  1. El elemento central de la autonomía professional y la independencia clínica es la garantía de que el médico tiene la libertad de expresar su opinión profesional con respecto a la atención y al tratamiento de sus pacientes, sin influencia indebida de partes o personas externas.
  2. La medicina es un arte y una ciencia muy complejos. A través de una larga formación y experiencia, el médico se convierte en un experto médico y sanador. Puesto que los pacientes tienen derecho de decidir en gran medida qué intervenciones médicas realizarán, esperan que los médicos tengan la libertad de sugerir recomendaciones clínicamente apropiadas.
  3. Aunque los médicos reconocen que son responsables ante sus pacientes, los organismos financieros y sus pares por sus recomendaciones, las restricciones irracionales a la independencia clínica impuestas por los gobiernos y administradores no son apropiadas para el interés superior del paciente, porque pueden afectar la confianza que es elemento esencial en la relación médico-paciente.
  4. Los administradores de hospitales y los terceros que financian pueden considerar que la autonomía profesional del médico es incompatible con el manejo prudente de los costos de salud. Sin embargo, las restricciones que los administradores y terceros que financian intentan imponer a la independencia clínica puede no ser apropiados para el interés superior del paciente. Además, las restricciones a la capacidad del médico a rechazar las solicitudes de pacientes o sus familias de servicios médicos inapropiados no están discutiblimente en el interés superior de los pacientes o de la sociedad.
  5. La Asociación Médica Mundial reafirma la importancia de la autonomía profesional y de la independencia clínica como componente esencial de la atención médica de alta calidad y por lo tanto, como beneficio del paciente que debe ser preservado, pero también como un principio esencial del profesionalismo médico. En consecuencia, la Asociación Médica Mundial se compromete a mantener y asegurar la continuación de la autonomía profesional y la independencia clínica en la atención de los pacientes.