Resolución del Consejo de la AMM sobre los Acuerdos Comerciales y la Salud Publica


Adoptada en la 200ª Sesión del Consejo de la AMM, Oslo, abril 2015

Introducción

Los acuerdos comerciales son una secuela de la globalización y buscan promover la liberalización comercial. Pueden tener un impacto importante en los determinantes sociales de la salud y por ende en la salud pública y la prestación de atención médica.

Los acuerdos comerciales está diseñados para producir beneficios económicos. Las negociaciones deben tomar en cuenta su gran impacto potencial, en especial para la salud y asegurar que ésta no se vea afectada por la búsqueda de posible  ganancia económica.

Los acuerdos comerciales pueden tener la capacidad de promover la salud y el bienestar de todas las personas, incluso al mejorar las estructuras económicas, si están bien diseñados y protegen la capacidad de los gobiernos de legislar, regular y planificar la promoción de la salud, la prestación de atención médica y la equidad en salud, sin interferencias.

Antecedentes

Se han negociado varios acuerdos comerciales en el pasado. Los nuevos acuerdos en negociación incluyen el Trans Pacific Partnership (TPP),[1] Trans Atlantic Trade and Investment Partnership (TTIP)[2] el Trade in Services Agreement (TiSA) y el Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA).[3]

Estas negociaciones tartan de establecer un esquema de gobernanza global para el comercio y no tienen precedentes en su tamaño, alcance y secreto. La falta de transparencia y la selectiva difusión de información con un grupo de interesados limitado son anti democráticos.

El abitraje de diferencias inversor-estado (ISDS) proporciona un mecanismo para que los inversionistas presenten demandas contra los gobiernos y pidan compensación, operan fuera de los sistemas de responsabilidad y transparencia.  El ISDS en acuerdos comerciales de menor escala ha sido utilizado para cuestionar las leyes de salud pública basadas en evidencia, incluido el empaquetado genérico de tabacos. La inclusion de un mecanismo de ISDS más amplio podría amenazar las medidas de salud pública diseñadas para llevar a cabo el control del tabaco, el control del alcohol, la regulación de alimentos y bebidas obesogénicos, el acceso a los medicamentos, servicios de salud, protección ambiental/cambio climático y mejoras en la salud del trabajo y ambiental. Esto especialmente en países con un acceso limitado de recursos.

El acceso a medicamentos asequibles es muy importante para controlar la carga mundial de enfermedades transmisibles y no transmisibles. El Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual de la Organización Mundial de Comercio (TRIPS) estableció un conjunto de reglas internacionales comunes que regulan la protección de la propiedad intelectual, incluido el patentado de productos farmacéuticos. Los resguardos y flexibilidades del TRIPS , incluida la licencia obligatoria, busca asegurar que la protección del patentado no reemplace a la salud pública.[4]

TiSA puede tener un impacto en la prestación de la e-salud al cambiar las reglas en las licencias y telecomunicaciones. El impacto puede ser substancial y afectar la prestación de una atención médica completa, eficaz y rentable,

La Declaración de la AMM sobre el Patentado de Procedimientos Médicos estipula que el patentado de técnicas de diagnóstico, terapéuticas y quirúrgicas es contrario a la ética y “presenta graves riesgos a la práctica eficaz de la medicina, al limitar potencialmente la disponibilidad de nuevos procedimientos para lo pacientes”.

La Declaración de la AMM sobre la Fuerza Laboral Médica establece que la AMM ha reconocido la necesidad de invertir en educación médica y llama a los gobiernos a “destinar suficientes recursos financieros a la educación, formación, desarrollo y contratación y retención de médicos para satisfacer las necesidades médicas de toda la población…”

La Declaración de Delhi de la AMM sobre la Salud y el Cambio Climático establece que el cambio climático global ha tenido y tendrá graves consecuencias para la salud y pide medidas completas. 

Recomendaciones

Por lo tanto, la AMM llama a los gobiernos nacionales y a las asociaciones nacionales miembros a: 

  1. Defender los acuerdos comerciales que protejan, promuevan y prioricen  la salud pública por sobre los intereses comerciales y aseguren exclusiones amplias para proteger los servicios en el interés del público, en especial los que tengan un impacto en la salud individual y pública. Esto debe incluir nuevas modalidades de prestación de atención médica, incluida la e-salud, telesalud, m-salud y u-salud. 
  2. Asegurar que los acuerdos comerciales no interfieran con la capacidad de los gobiernos de regular la salud y la atención médica o garantizar el derecho a la salud para todos. Las medidas del gobierno para proteger y promover la salud no deben estar sujetas a un desafío de abitraje de diferencias inversor-estado (ISDS) o un mecanismo similar.
  3. Oponerse a todo acuerdo comercial que comprometa el acceso a los servicios de salud o medicamentos, incluido aunque no limitado a:
    • Patentado (o aplicación de patentado) de técnicas de diagnóstico, terapéuticas y quirúrgicas;
    • “Perennización”, o protección de patentado para modificaciones menores de fármacos existentes;
    • Vinculación de las patentes u otro término de patente que sirva de barrera para la entrada genérica al mercado; 
    • Exclusividad de información para los componentes biológicos;
    • Todo esfuerzo para perjudicar los resguardos o flexibilidades del TRIPS, incluida la licencia obligatoria;
    • Límites para la transparencia de la información de ensayos clínicos.
  1. Oponerse a todo acuerdo comercial que disminuya el apoyo público o facilite la comercialización de la educación médica.
  2. Asegurar que los acuerdos comerciales promuevan la protección ambiental y apoyen los esfuerzos para disminuir las actividades que producen cambio climático.
  3. Llamar a la transparencia y apertura en todas las negociaciones de acuerdos comerciales, incluido el acceso público a los textos de negociación y oprtunidades significativas para la participación de los interesados.


[1] TPP negotiations currently include twelve parties: the United States, Canada, Mexico, Peru, Chile, Australia, New Zealand, Brunei, Singapore, Malaysia, Japan and Vietnam.
[2] TTIP negotiations currently include the European Union and the United States.
[3] CETA negotiations currently include European Union and Canada.
[4] See World Trade Organization, Declaration on TRIPS and Public Health (“Doha Declaration”) (2001)