Declaración de la AMM sobre los Aspectos Eticos de la Reducción del Número de Embriones


Adopted by the 47th WMA General Assembly Bali, Indonesia, September 1995
y eliminadas en la Asamblea General de la AMM, Pilanesberg, Sudáfrica, octubre 2006

INTRODUCCION

La aplicación de técnicas de reproducción asistida (RA) tiene como resultado un gran aumento de los embarazos múltiples con muchos embriones.
Reconocemos que en los embarazos de más de tres fetos, los problemas de mortalidad fetal y retardo en el desarrollo, relacionados con enfermedad cerebral, se presentan en más del 50% de los casos. Debemos reconocer también los efectos altamente dañinos en la salud física de la madre y las posibles repercusiones sicológicas para ambos padres.

En lo que respecta a las técnicas de fecundación in vitro, es deseable implantar de preferencia dos y no más de tres embriones a la vez.

En caso de estimulación médica de la ovulación, sin recurrir a las técnicas de FIV, existe a veces el riesgo de un embarazo múltiple con muchos embriones y se debe hacer todo lo posible para disminuir este riesgo, al observar cuidadosamente el tratamiento, inclusive con ultrasonido y hormonas.

En algunos casos, se puede indicar la reducción del número de ovocitos y se debe recomendar por supuesto cuando es médica y técnicamente posible.

Si se da un embarazo con más de tres fetos, a pesar las precauciones adoptadas y mencionadas anteriormente, el pronóstico para los fetos es tan desfavorable, que para permitir o mejorar la sobrevivencia de los embriones restantes, podrían considerarse los abortos selectivos de embriones. Esta posibilidad se debe incluir en la información que se entregue antes del tratamiento.

Sin embargo, debido al riesgo de complicaciones y a que en realidad se trata de la eliminación de un ser humano en potencia, el médico debe tratar de evitar este tipo de procedimiento simplemente por complacer las exigencias de los padres, que prefieren, por ejemplo, tener un solo niño por embarazo, en lugar de dos.

RECOMENDACIONES

La Asociación Médica Mundial recomienda:

  1. que cuando sea posible, los médicos tomen las medidas previstas para evitar los embarazos múltiples.
  2. que los padres sean informados claramente sobre las razones para la reducción del número de embriones y de los posibles riesgos que implica, y que los procedimientos no se hagan sin sus consentimientos.