Declaración de la AMM sobre los Problemas Causados por la Epidemia del VIH


Adoptada por la 44ª Asamblea Médica Mundial Marbella, España, Septiembre de 1992
y eliminadas en la Asamblea General de la AMM, Pilanesberg, Sudáfrica, octubre 2006

La Asociación Médica mundial ha adoptado previamente estrategias para hacer frente a la epidemia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), las que incluyen evitar la discriminación del médico con respecto a pacientes infectados con el VIH, atención médica a los infectados, la responsabilidad de un médico infectado con el VIH para evitar infectar al paciente, no otorgar certificados falsos, cumplir con los procedimientos de control de la infección, cooperacion con las autoridades públicas en programas de prevención, creación de programas y políticas nacionales, informar a pacientes para que eviten la infección del VIH, o si están infectados, evitar infectar a otros, total disponibilidad del test del VIH, especialmente para aquellos con altas probabilidades de infección, test obligatorio en ciertas circunstancias, como donación de sangre, informar de los casos de SIDA y de infección del VIH, equilibrar los derechos de los pacientes infectados con los de los sanos, secreto de la información médica del paciente e investigación para establecer la frecuencia e incidencia del VIH.

La cantidad de personas infectadas con el VIH y de las que han desarrollado el SIDA ha aumentado constantemente. Se estima que para el año 2.000 habrá 40 millones de personas infectadas con el VIH en todo el mundo. Por lo tanto, la Asociación Médica Mundial expresa su continua preocupación para que las asociaciones médicas nacionales asuman una función activa en políticas y programas de prevención, tratamiento e investigación. La Asociación Médica Mundial agrega lo siguiente a sus recomendaciones previas:

  1. Que las asociaciones médicas nacionales, en cooperación con todos los segmentos de la sociedad y el gobierno, creen e implementen un programa completo de prevención, tratamiento e investigación del VIH.
  2. Que las asociaciones médicas nacionales colaboren con todos los medios y formas de comunicación a fin de asegurar un programa coordinado de prevención, conciencia del tratamiento y compasión pública hacia la persona infectada.
  3. Que las asociaciones médicas nacionales informen a los médicos de su responsabilidad de informar a sus pacientes lo más completamente posible de las consecuencias de un test positivo. Al hacer esto, los médicos deben tener tacto y delicadeza, como también considerar la condición sicológica de sus pacientes.
  4. Que las asociaciones médicas nacionales colaboren en la preparación y educación de médicos en los tratamientos actuales de todas las etapas de la infección del VIH y en el uso de los programas de control de la infección y precauciones universales descritas por los centros de control de enfermedades.
  5. Que las asociaciones médicas nacionales insistan en la necesidad de educación médica biológica, clínica y sicológica relacionada al VIH - pacientes infectados, a fin de ayudar a los médicos a prestar una atención eficaz a sus pacientes.
  6. Que las asociaciones médicas nacionales estimulen a los médicos para que ayuden a sus pacientes a calcular el riesgo de la infección del VIH y a tomar las medidas de prevención adecuadas.
  7. Que las asociaciones médicas nacionales revisen y estimulen mejores programas de control de la infección en los hospitales y otros establecimientos médicos.
  8. Que las asociaciones médicas nacionales revisen y estimulen el mejoramiento del diagnóstico y tratamiento del VIH para mujeres y niños.
  9. Que las asociaciones médicas nacionales promuevan el uso de las técnicas de salud pública que han tenido buenos resultados en el pasado con respecto a epidemias infecciosas, en especial las de enfermedades transmitidas sexualmente.
  10. Que la relación entre el abuso de drogas y la transmisión del VIH es otra razón de peso para que las asociaciones médicas nacionales promuevan más el tratamiento contra el abuso de drogas.
  11. Que las asociaciones médicas nacionales se unan a otras organizaciones médicas, profesionales y de salud a fin de crear estrategias mundiales para la cooperación en la prevención, tratamiento e investigación del VIH, en especial las que pueden ser realizadas por sociedades profesionales.