Telemedicina


El uso combinado de la información y la tecnología de comunicación abre nuevas posibilidades para la medicina. No sólo es posible ahora prestar atención médica a grandes distancias, sino que la tecnología también puede ayudar a que la medicina sea más segura, más eficaz y más conveniente. El uso de la información y de la tecnología de comunicación ofrece a los pacientes y médicos más oportunidades de adquirir conocimientos sobre opciones de tratamiento. Cuando la información está disponible más fácilmente,  los pacientes y médicos pueden evaluar de manera más acabada sus opciones y tomar decisiones totalmente informados.

En principio, aunque la utilización de la tecnología de información no representa nuevas amenazas, puede agravar mucho los problemas en lo que respecta la confidencialidad y la protección de los pacientes. Mientras que la protección de la información de salud era relativamente simple en el pasado, la accesibilidad global a la información hoy en día es una bendición y una amenaza al mismo tiempo. El acceso ilegal a los historiales de salud puede ser más fácil que antes cuando no están protegidos apropiadamente. La comunicación a través de computadores puede disminuir la confianza personal entre un paciente o persona que busca ayuda y el médico tratante. Siempre debe existir un contacto personal y directo entre el médico y el paciente antes que se emplee la telemedicina en forma directa. Sin embargo, una consulta por Internet puede facilitar el contacto a los pacientes que de otra manera no buscarían ayuda médica (por ejemplo, los pacientes con problemas psiquiátricos).

La tecnología ofrece grandes ventajas para mejorar la atención, pero también se puede abusar de ella para crear un sistema de salud de segundo nivel, a fin de mantener a los pacientes fuera de un contacto directo médico-paciente.

La Asociación Médica Mundial  ha estado trabajando sobre el tema de la tecnología de información y comunicación desde 1972. En esos años, la AMM se opuso al almacenamiento de información del paciente en computadores. En los años noventa, se aprobó una política sobre telemedicina (el uso de la tecnología en relación directa a la atención del paciente). En 2007, la AMM la reemplazó completamente por una nueva Declaración sobre la Etica de la Telemedicina.

Política actual de la AMM