Declaración de Tokio


Normas Directivas para Médicos con respecto a la Tortura y otros Tratos o Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes, impuestos sobre Personas Detenidas o Encarceladas

Los médicos sirven a sus pacientes durante toda su vida para sanarlos, aliviar el sufrimiento o confortarlos. La Asociación Médica Mundial fue fundada en septiembre de 1947, días después de los juicios de Nuremberg por los abusos de la medicina en los campos de concentración y actividades de eutanasia en la Alemania Nazi. La medicina ha sido traicionada muchas veces y todavía se abusa de ella en el mundo.

Aunque existe un límite claro entre la medicina para la persona y el abuso de la medicina, los problemas diarios de los médicos pueden hacer que sea muy difícil respetar este límite, en especial cuando el Estado utiliza o tolera la tortura o los tratos degradantes. La participación de médico a veces incluso puede ser bien intencionada, pero al final hace que el trato inhumano o degradante sea más aceptable o hasta posible, lo que destruye completamente la confianza en la medicina cuando los médicos se convierten en cómplices de esos procedimientos.

Quedarse fuera puede que no sea suficiente. Los médicos en el mundo atienden, diagnostican y tratan a víctimas de torturas. El Protocolo de Estambul publicado por la ONU es un manual para que los médicos y otros profesionales de la salud identifiquen, diagnostiquen y traten o rehabiliten a las víctimas de torturas. La AMM y varios de sus miembros han ratificado el Protocolo de Estambul y apoyan activamente su distribución y utilización.

Política actual de la AMM y medidas